Trucos para controlar nuestras finanzas en vacaciones

Rate this post

La época veraniega, igual que ocurre en Navidad, es época de gastos imprevistos y recargos por impagos, sobretodo si no prestamos atención a nuestras cuentas corrientes. Irse de vacaciones significa olvidarse de la rutina, el estrés y las obligaciones, pero no debemos olvidarnos de nuestra economía personal. Sobretodo porque hay gastos que siguen ocurriendo de forma automática muy a nuestro pesar y aunque no nos acordemos de ellos. En este artículo te damos algunos trucos para que puedas controlar tus finanzas personales incluso estando de vacaciones y lejos de casa.


Presta atención a los recibos

Aunque nosotros no nos demos cuenta, todos los recibos asociados a servicios como telefonía, internet, agua, electricidad etcétera, siguen siendo cargados en verano.

Debemos prestar especial atención a recibos cuya periodicidad es muy baja, como semestral o anual: es el caso de los recibos de seguros de vehículos, de hogar o declaraciones de algunos impuestos.

Por esa razón es muy importante y una muy buena idea mantener siempre algo de saldo en la cuenta corriente donde se van a cargar esos recibos. De ese modo evitaremos devoluciones de recibos o lo que es peor, recargos y comisiones por descubiertos en la cuenta corriente. 


Programa un presupuesto

Esto es clave para saber lo que vamos a gastar de forma diaria, especialmente en el caso de familias numerosas y con niños. Disponer de una previsión de gasto ayuda a amortiguar las sorpresas que vienen en forma de sobrecostes. Es importante también recalcar que a la hora de diseñar un presupuesto este debe ser lo más real posible, ya que presupuestos a la baja acaban significando sobrepasarlos y gastar por encima de nuestras posibilidades. 


Evita los préstamos

Sufragar unas vacaciones mediante un préstamo puede ser una muy mala idea. Especialmente si nuestros ingresos no cubren gran parte de la cantidad solicitada, lo que puede derivar en tener que arrastrar el coste de las vacaciones en forma de pagos y cuotas del préstamo durante muchos meses. Aunque en España no es común financiar las vacaciones a través de créditos y préstamos bancarios, sigue habiendo gente que utiliza esta fórmula y luego se encuentra en apuros. 


Cuidado con las tarjetas de crédito

controlar gastos en verano

Las tarjetas de crédito son un arma de doble filo: por un lado nos ofrecen la posibilidad de incurrir en gastos sin que ello impacte de forma directa en nuestra cuenta corriente, pero por el otro la falsa sensación del “todo gratis” que ocurre con las tarjetas de crédito hacen que incurramos en demasiados gastos que luego se cargarán de golpe en la cuenta corriente. En el caso de no disponer de saldo suficiente en el mes siguiente para afrontar los cargos de nuestras tarjetas de crédito deberemos fraccionar el pago en varios meses, lo que de facto, se convierte en lo mismo que haber pedido un crédito.

Noticia Original en ElPaís

Llámenos
Contáctanos