¿Sabes qué tipo de comisiones pueden aplicarte cuando abres una cuenta?

Rate this post

Cuando abrimos una cuenta corriente, en muchas ocasiones obligados para obtener la concesión de algún tipo de préstamo, se nos viene a la cabeza una palabra: comisiones.

Es normal que a la hora de ofrecer este tipo de servicios los bancos incluyan una serie de comisiones para aumentar sus ganancias. Pero, ¿sabes qué tipo de comisiones pueden aplicarte cuando abres una cuenta? Desde Prestamistas Particulares queremos ofrecerte un somero recorrido por el tipo de comisiones que puedes encontrar con tu nuevo banco o con el de siempre.

Comencemos.

¿Qué tipo de comisiones pueden aplicarte cuando abres una cuenta corriente?

Comisiones de mantenimiento

Sin duda las comisiones de mantenimiento son una de las variantes más utilizadas por las entidades financieras para aumentar su caja. Este tipo de comisiones es un método para poder compensar los costes que supone mantener cualquier tipo de cuenta y sus servicios de caja más comunes. Según la entidad financiera su aporte puede aparecer como un movimiento mensual, trimestral, semestral o anual en nuestra cuenta corriente. En más de una ocasión, como sucede con la cuenta estrella de la Caixa, pueden estar muy cerca de los 80 € al año (en concreto 78 €).

Comisiones de administración

Las comisiones de administración tienden a desaparecer en la mayor parte de las entidades financieras. Sin embargo, sigue habiendo algunos bancos que las mantienen presentes. Este tipo de comisiones está directamente asociado a cada apunte que se realiza en la cuenta. Aproximadamente suelen ser unos sesenta céntimos por cada movimiento. Ya sean ingresos, transferencias, extracción de efectivo, etcétera.

Comisiones por extraer efectivo de nuestra cuenta corriente

Estas comisiones han sido muy duramente criticadas durante el año pasado. Hasta el punto que entidades financieras como ING, decidieron asumir el coste de las comisiones que cobran otros bancos por utilizar sus cajeros para sacer dinero de ING. Igualmente puso en funcionamiento el sistema de Twyp, por el cual se puede sacar dinero en metálico en ciertos comercios asociados.

Y la irregularidad actual en la tarificación que cobran los bancos por disponer de sus cajeros para sacar dinero de otras entidades, está directamente asociada al sistema de tarificación que aprobó por Ley el Gobierno. Según este sistema cada entidad financiera tiene la libertad de cobrar las comisiones que considere a aquellos usuarios que usan sus terminales para sacar dinero de otras entidades. En ningún caso el emisor de la tarjeta puede cobrar más dinero que el establecido por la entidad donde se saca el dinero. E igual que ha hecho ING, el emisor de la tarjeta puede decidir encargarse de pagar dichas comisiones sin repercutir en sus usuarios.

Comisiones por orden de transferencias

Este tipo de comisiones está directamente asociado a las transferencias que un usuario pueda realizar por medio de su cuenta corriente. La normativa actual obliga a las entidades financieras a equiparar el coste de las transferencias nacionales con las Single Euro Payments Area o SEPA. Es decir, que si en aquel banco donde disponemos de cuenta corriente no se nos cobran comisiones por hacer una transferencia de x capital a España, tampoco se nos puede cobrar por transferir esa misma cantidad a cuentas italianas, francesas o alemanas. Algo que hasta hace no mucho tiempo incumplían algunos bancos.

Comisiones por reclamación de posiciones deudoras

Estas comisiones están directamente asociadas con el pago de los mecanismos que ha de realizar la banca para reclamar un descubierto. Es una comisión muy cuestionada, incluso por el Banco de España. Por este motivo según la Memoria de Reclamaciones del año 2015 del regulador español es necesario que el banco ofrezca una memoria detallada de cuáles son los pasos para realizar estas reclamaciones. No vale simplemente con enviar una carta o un correo electrónico advirtiendo al usuario del descubierto en su cuenta.

Llámenos
Contáctanos