¿Sabes cómo negociar tu hipoteca?

Rate this post

A cualquier persona que le haya tocado firmar una hipoteca, sabrá perfecetamente la sensación de impotencia que se tiene ante este trance. Normalmente, cuando solicitamos un tipo de préstamo como este, lo habitual es que el banco no nos permita ninguna opción de negociación. No obstante, no hay nada más lejos de la realidad. A pesar de que podamos tener pocas opciones de maniobra, en absoluto estamos indefensos frente a la firma de este tipo de préstamos.

La realidad que vivimos a la hora de firmar un préstamo hipotecario

Por desgracia, a la hora de firmar una hipoteca, lo habitual es que el usuario final, es decir, el prestatario, tenga un conocimiento de la información real muy asimétrica respecto a la entidad bancaria que lo oferta. Lo normal es que la persona que firma la hipoteca tenga muy pocos datos sobre los factores jurídicos y económicos relevantes sobre los que se asienta su nuevo préstamo. Por desgracia, el Banco de España y la CNMV (Comisión Nacional de Mercado de Valores) ponen poco de su parte para evitar que esta desigualdad se siga produciendo.

Una forma de poder hacer frente con cierta ventaja a un préstamo hipotecario, es contar con un intermediario, ya sea con el asesoramiento de un abogado o con la ayuda de portales como Finanzas para No obstante, aunque son opciones muy aconsejables, la mejor baza que puedes jugar para pelear las condiciones de tu préstamo es contar con una mínima cultura financiera propia que te permita entender qué es lo que estás firmando.

A día de hoy existen empresas tan atractivas y útiles como las fintech, que te permiten comparar diferentes hipotecas en línea y saber cuál es la que ofrece las mejores condiciones de cara a tu situación y sin ningún tipo de coste. Otro método interesante que puede permitirte ganar la partida, es contar con la FIPRE, o Ficha de información Precontractual de los créditos hipotecarios más trasparentes, y que cuelgan aquí sus condiciones para que todos podamos revisarlas.

Si somos conocedores de todos estos datos, en el momento en el qe vayamos a solicitar nuestra hipoteca nos encontraremos en una situación mucho más avanzada, de hecho, a nivel operativo nuestros conocimientos pueden servir para agilizar la tramitación de evaluación de riesgo de nuestro perfil.

Negocia siempre

  • Conseguir una buena hipoteca no solamente depende de optar con el banco con las mejores prestaciones en ese momento, también depende de nuestra capacidad de negociación y recopilar información sobre las opciones de mercado, es una buena baza para poder pelear un mejor precio.
  • Igualmente, existen ciertos perfiles con más capacidad para presionar un precio a la baja. Estos perfiles son los de aquellos futuros prestatarios con unas rentas elevadas. De hecho, son muchos los bancos que ofrecen unas condiciones muy atractivas para aquellas personas con una renta mensual situada entre los 3000 y 4000 € al mes.
  • No obstante, la mayor negociación siempre se puede realizar en el ámbito de los productos vinculados que en ocasiones nos obligan a aceptar al solicitar una hipoteca. Los más comunes son: domiciliar la nómina, contratar el seguro de hogar –e incluso el de vida– con ellos o dar de alta una tarjeta de crédito.
  • Nuestra capacidad de ahorro también puede ser un elemento imprescindible para lograr mejorar la negociación. Para contar con esta baza debemos de poseer ahorrado, por lo menos, el 10 % del valor total del inmueble.
  • Y por supuesto, no olvides visitar al notario antes de la firma. Acude a la notaría y revisa el borrador de la escritura antes de formalizarla. Podrás hacerlo 3 días antes de la fecha de firma. De esta manera podrás evitar que metan en tu hipoteca condiciones u obligaciones que no habíais negociado previamente.
Llámenos
Contáctanos