¿Qué tipos de préstamos hay en el mercado?

Muchas veces es necesario acudir a diferentes tipos de entidades financieras para poder hacer frente a los gastos mensuales o a los imprevistos económicos que puedan surgir en el día a día. Ante estas situaciones, tanto las empresas como los particulares, acuden a los préstamos. Sin embargo, ¿sabemos qué tipos de préstamos hay en el mercado? ¿Cuál es mejor o cuál recurrir según nuestras necesidades económicas?

Desde PrestamistasParticulares vamos a ayudarte para que los conozcas. ¡Comencemos!

Qué tipos de préstamos hay en el mercado

Aunque a la hora de hablar de préstamos lo normal es que se hagan dos grandes divisiones, los préstamos personales y los préstamos de tipo hipotecario, lo cierto es que realmente podemos dividirlos en cuatro grandes grupos. Según las necesidades económicas que tengamos será más interesante recurrir a uno o a otro tipo de préstamo.

Préstamos al consumo

Se conocen como préstamos al consumo a aquellos que, como su nombre indica, sirven para financiar diferentes tipos de bienes de consumo. Estos bienes de consumo suelen tener un carácter duradero. Por ejemplo la compra de un vehículo, de electrodomésticos, de muebles o la realización de una reforma.

Este tipo de préstamos suelen tener una duración de entre uno y cuatro años. Antiguamente solo los concedían las entidades financieras tradicionales, como por ejemplo los bancos, pero hoy en día existen muchas oportunidades de obtener préstamos al consumo por otras vías. Por ejemplo los préstamos entre particulares.

Préstamos personales

Los préstamos personales se han puesto muy de moda desde hace unos años en España. A partir de 2012 sufrieron un boom verdaderamente importante ante la negativa de la concesión de crédito por parte de las entidades financieras tradicionales.

Los préstamos personales se caracterizan por ser de cantidades no excesivamente elevadas y por poder disponer de ellos en nuestra cuenta corriente en menos de quince minutos.

Estos préstamos son los más adecuados para financiar necesidades específicas en un momento concreto y cuyo coste no sea muy alto. Sus intereses son elevados pero el capital se obtiene en escasos quince minutos desde su solicitud.

Para su concesión suele ser suficiente con ser mayor de edad y ofrecer una cuenta corriente para hacer el ingreso y el posterior cobro. Suelen tener un plazo de amortización de un mes, aunque hoy en día está aumentando conforme la cantidad de dinero que se solicite. Suelen ser préstamos de entre 50 y 3000 € y normalmente se utilizan para costear bienes intangibles o perecederos. Por ejemplo el viaje de bodas o los libros escolares.

Préstamos hipotecarios

Los préstamos hipotecarios son aquellos concedidos con el fin de comprar un inmueble. Este tipo de préstamos ofrecen una garantía de pago real consistente en la hipoteca de un bien inmueble. La formalización de estos préstamos incluye en ocasiones comisiones de apertura, de cierre o de amortización anticipada. Para evitar dichas comisiones los bancos suelen obligar a los clientes a contratar otros activos, como por ejemplo los seguros de vida o de hogar. Su plazo actual puede ser de hasta 40 años de devolución.

En caso de que el cliente no devuelva lo prestado a la entidad esta pasará a convertirse en propietaria del bien inmueble hipotecado.

Préstamos de estudios

Este tipo de préstamos son de uso habitual en otros países, como por ejemplo Estados Unido, Reino Unido y otros estados europeos. En la actualidad están comenzando a concederse de forma recurrente en España.

Estos préstamos van dirigidos exclusivamente a estudiantes que requieren de capital para poder pagar sus estudios. Suelen tener unos intereses algo más reducidos que los préstamos personales, por lo que pueden resultar muy interesantes para estudiantes universitarios, de postgrado o Erasmus.

Llámenos
Contáctanos