¿Qué hay que revisar en una hipoteca para saber cuál elegir?, parte 2

La semana pasada comenzamos un artículo sobre los elementos que hay que revisar en una hipoteca para saber cuál elegir. Hablamos sobre los intereses, que son los encargados de establecer los tipos de hipoteca que existen. Hoy también trataremos otros elementos a revisar.

Elementos a revisar en una hipoteca para saber cuál elegir

Prestar atención a las cuotas

Además de los intereses otro de los aspectos que hay que revisar en una hipoteca son las cuotas. Cuando hablamos de cuotas nos referimos al importe que ha de pagar el usuario cada mes. Este importe está compuesto por dos valores:

  • La parte que vamos amortizando del préstamo.
  • El pago de los intereses.

El porcentaje que pagamos de cada valor varía en función de los años. Por ejemplo, es normal que durante los primeros 5 años las cuotas se compongan principalmente del abono de intereses. Esto es así porque la mayor parte de las hipotecas utilizan el sistema de amortización francés. Puedes encontrar más información sobre los distintos sistemas de amortización en el siguiente artículo.

En el caso de las hipotecas con intereses de tipo fijo, la cuota siempre será la misma. Esto es así porque los intereses son constantes durante toda la vida de la hipoteca.

Sin embargo las cuotas de las hipotecas de tipo variable y mixto pueden cambiar cada vez que se revisen los diferenciales.

Las comisiones que incluyen las hipotecas

Las hipotecas están compuestas por dos tipos de comisiones diferentes:

  • Las que hay que pagar de manera obligatoria. Normalmente todas las hipotecas incluyen la comisión de apertura con un coste que puede situarse entre el 0,25 % y el 1 %. Suele abonarse cuando se lleva a cabo la escritura.
  • Las que se aplican en función de ciertos aspectos. Estas hipotecas están asociadas a ciertas acciones y no todas las contemplan. Por ejemplo comisiones por amortización anticipada; comisiones por subrogación de préstamo o por llevar a cabo una novación (por ejemplo cambiar una hipoteca protegida por una de tipo libre).

Hoy en día existen ciertos bancos que ofrecen hipotecas sin ningún tipo de comisión. Estas hipotecas suelen realizarse por medio de la banca online.

Tener presente el plazo de amortización

Hoy en día, dependiendo de la edad del futuro hipotecado, se puede optar por muy diferentes plazos de amortización. Los diferentes tipos de plazos suelen estar asociados a los intereses que tenga la hipoteca.

  • Por norma general las hipotecas de tipo variable son las que ofrecen los plazos más prolongados. Pueden llegar a alcanzar los 40 años.
  • En el caso de las hipotecas de tipo fijo lo normal es que el plazo de amortización ronde los 20 años. Aunque hay ciertos bancos que llegan a ofrecer hasta 30 años debido a la gran competitividad que hay en este momento en cuanto a los tipos de hipotecas que se encuentran en el mercado.

Sin embargo, todo depende de la edad del hipotecado. Si este tiene 45 años las hipotecas no suelen tener una amortización mayor de 30 años.

Por norma general cuanto más largo es el préstamo menor es la cuota. Sin embargo el pago de la hipoteca aumenta proporcionalmente ya que los intereses también lo hacen. Si embargo hay muchas personas que tienen que tienen que aumentar los plazos para poder hacer frente a las cuotas mensuales.

Prestar atención a los productos vinculados

Los bancos suelen utilizar los productos vinculados para bajar los intereses del préstamo. Sin embargo en ocasiones esto no resulta rentable pues los productos que vinculan nos obligan a aceptar otros pagos y puede que no nos resulten interesantes.

Los productos que suelen vincular son seguros de vida, seguros de hogar o seguros de incendios. El problema de estos seguros es que las coberturas no suelen resultar atractivas la hipotecado.

De ahí la importancia de revisar antes de contratar los productos vinculados si las coberturas nos parecen interesantes. No hay que olvidar que a día de hoy el único seguro obligatorio que hay que firmar cuando se adquiere una vivienda es un seguro de daños con cobertura mínima antiincendios.

Llámenos
Contáctanos