Previsiones económicas después del coronavirus

Todas las economías europeas tenían ya desde hace unos meses la recesión como más que probable escenario económico para el año 2020, pero la aparición del coronavirus, que ha parado totalmente la actividad económica en la gran mayoría de países europeos augura un futuro todavía menos esperanzador.

La gran mayoría de expertos apuntan a que la crisis que viene y sus consecuencias no se puede comparar con la crisis crediticia del año 2008 y seguramente será algo más parecida a la del crack de 1929 o a la crisis del petróleo de los años 70.

recesion cornavirus

Las comparaciones siempre son odiosas

Antes el más que probable escenario económico adverso que se nos avecina muchas personas comparan el episodio de coronavirus con la crisis que se originó en verano de 2008, cuando todo el sector financiero mundial se venía abajo como un dominó después de la caída de Lehman Brothers.

La caída del sector financiero acabó llevándose por delante la gran mayoría de economías desarrolladas del mundo. El coronavirus ha hecho caer las bolsas y los indicadores bursátiles en la gran mayoría de países desarrollados, generando un torbellino de ventas y apuestas a la baja. Por esa razón muchos comparan la crisis actual con el desplome financiero de 2008, aunque realmente las similitudes son más bien pocas.

La recesión que se avecina

recesion economica

Con una caída en la demanda (ya que los consumidores están más centrados en el consumo de productos básicos) el escenario más probable es el de una recesión profunda y de larga duración.

El hecho de que el coronavirus haya golpeado con mucha fuerza a Europa significa sin lugar a dudas que se tratará de una crisis de demanda, ya que mientras el virus no se movió de China se trataba solamente de impacto en la oferta o la cadena de suministro.

Sin embargo Europa y la mayoría de países desarrollados son, en un contexto cada vez más abierto económicamente hablando a nivel mundial, mercados que demandan productos de otros países y zonas del planeta. Si las economías de estos países se ven lastradas se verá una caída en la demanda y por tanto una más que probable recesión.

Todos los esfuerzos centrados en frenar la epidemia

Todos los esfuerzos económicos, materiales y humanos se están destinando a la contención de la epidemia.

Actualmente, para poder frenar la epidemia se tiene que poner el freno de mano y detener absolutamente casi toda la maquinaria económica de los países.

Algunos expertos ya opinan que esta recesión y situaciones excepcionales nos puede servir para sacar conclusiones de lo que puede ocurrir en un escenario de decrecimiento económico, en un momento en el que cada vez más gente tiene claro que el crecimiento económico infinito no es sostenible a largo plazo.

Cómo se reactivará y se pondrá en marcha de nuevo esa de maquinaria es actualmente una auténtica incógnita.

Más información en ElPaís

Llámenos
Solicitud