Préstamos entre particulares: cada vez más demandados y rentables

Rate this post

A nadie le parece ya extraño a estas alturas la concesión de préstamos entre particulares para aquellas empresas que necesitan financiación o liquidez inmediata. Y es así porque las empresas de reciente creación o los emprendedores, son algunos de los perfiles con mayor necesidad de lograr una fuente sólida de financiación que les permita prosperar económicamente y seguir creciendo en sus negocios. Y el margen de beneficio tan escueto con el que cuenta una nueva empresa o un emprendedor cuando comienzan a ejercer su profesión, es un gran impedimento para lograr crecer profesionalmente. En muchos casos, estos grupos de población utilizan sus propios ahorros para poder dar el salto, pero en otras muchas ocasiones, no disponen del suficiente capital ahorrado como para poder lograrlo.

En estas situaciones, lo habitual hasta hace unos años era acudir a las entidades financieras clásicas a solicitar un préstamo, pero en los últimos tiempos y a raíz de la crisis, las entidades financieras cada vez están menos dispuestas a ofrecer capital para que este tipo de nuevos negocios pueden crecer y desarrollarse profesionalmente. El riesgo, según estas entidades, es demasiado elevado, por lo que los posibles préstamos por su parte quedan prácticamente diluidos.

Y es en este escenario en el que las empresas y los emprendedores buscan soluciones alternativas de financiación, como son los préstamos entre particulares, también conocidos como crowdlending y que llevan tres años instalándose en el sistema económico español cada vez con más fuerza.

Una práctica muy sencilla de explicar, donde las empresas o emprendedores que requieren de financiación reciben crédito de parte de los prestamistas a cambio de un tipo de interés concreto que se acuerda previamente. Estos prestamistas pueden ser tanto particulares como empresas dedicadas a este tipo de transacciones. Una nueva forma de conseguir crédito y que ha logrado una gran aceptación, sobre todo, entre las PYMES españolas como método alternativo de financiación.

Unos acuerdos que están logrando cambiar el panorama económico de nuestro país, y donde tanto los prestamistas como los prestatarios obtienen pingues beneficios que les permiten mejorar su situación económica. De hecho, la rentabilidad para los inversores ronda el 7 % anual, una media nada inestimable y que hoy en día es imposible obtener a cambio de nuestros ahorros a través de otros métodos de inversión. Si a esto le sumamos el hecho de que este tipo de inversiones suelen ser de unos 2000 € de media, no es de extrañar que cada vez sean más las empresas que se introducen en estas prácticas, lo que ha permitido un crecimiento muy acelerado del crowdlending durante los últimos años. Las cantidades se establecen según el tipo de inversor, yendo desde los 5000 € en el caso de inversores acreditados o de una media de 800 € en el caso de los inversores no acreditados.

Gracias a este tipo de prácticas y a los préstamos entre particulares, la economía española está consiguiendo un respiro y son muchas las empresas que han logrado hacer frente con estas alternativas de financiación a la negativa por parte de las entidades financieras de ofrecer préstamos para mejorar la situación de las empresas. Sin duda son un auténtico salvavidas para todo un sistema económico con un mantenimiento cada vez de más complejo.

Llámenos
Contáctanos