Preocupación por la falta de crédito a las pymes

Rate this post

Se desprende una grave y lógica preocupación de las preguntas de la troika a los bancos españoles por la prolongada falta de créditos a las pymes –pequeñas y medianas empresas-. Algo que no deja de crear preocupación por la falta de crédito a las pymes.

La recapitalización genera preocupación

Es lógico que esto genere preocupación porque pese al esfuerzo de recapitalización del sistema bancario, que fuera promovido por la troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea) y que se concreto con una línea de créditos de hasta 100 mil millones de euros, y que precisamente tenia como uno de sus principales objetivos la consolidación de los balances y la facilitación del flujo saliente por créditos a las pequeñas y medianas empresas. Hasta el presente fracaso de manera rotunda. Así lo demuestran las cuentas, el crédito está estancado y resulta vital para la recuperación de la economía y sostenerla, hasta bien avanzado el año venidero.

Los riesgos por la falta de créditos

Ante semejante panorama se corre el riesgo de caer en el cruce de estériles acusaciones cuando no se entiende la raíz del problema que tiene hoy la banca. Que los bancos españoles para dar una explicación invoquen a la recesión con tal de justificar la ausencia de inversiones y, además que las empresas señalen con el dedo que la banca con tal de salvar cuentas y limpiar balances han restringido los créditos.

En estos momentos, los bancos españoles se encuentran enfrentados a tres incertidumbres –que con toda seguridad tanto el FMI como el BCE detectaran y evaluaran– que les impiden salir exitosos de la primera ronda de recapitalización y recuperar la normalidad crediticia. La duda por la conversión de los créditos fiscales de la banca en capital, es la primera, si esta posibilidad se les negara, las entidades bancarias deberán enfrentar un problema de cierta envergadura.

La segunda de las incertidumbres se relaciona con la refinanciación de los créditos, algunos dudosos e incluso incobrables, lo que por lógica los obliga a nuevos ajustes y más provisiones en las cuentas. Tal y como era de temer, la persistente recesión ha generado un incremento de la morosidad lo que conduce a más momentos difíciles que deberá sortear la banca: los tests de stress que les está preparando el BCE para inicios de 2014.

El sistema bancario está necesitando de otra recapitalización

Quienes sostienen que la recapitalización término con los problemas de los bancos españoles, no hacen otra cosa más que pecar de un excesivo optimismo. Vistas las incertidumbres antes mencionadas –más el agregado de otras no menos relevantes, como lo son el estancamiento de los margenes o la venta del Catalunya Banc o de NovaGalicia– se afianza la idea que el sistema bancario está necesitando de otra recapitalización. Situación que no haría más que acortar la cuerda de la deuda y el déficit

Llámenos
Contáctanos