Obtener fondos a través de prestamistas privados

Rate this post

Cuando las personas necesitan pedir dinero, por regla general buscan ayuda en un banco o algún otro tipo de institución financiera. Sin embargo, también cuentan con la opción de conseguir capital recurriendo a los prestamistas particulares. En la actualidad, estos prestamistas son, la mayoría de las veces, quienes terminan ayudando a estás personas a zanjar situaciones financieras difíciles, pero, debido a que su funcionamiento no es como el de los bancos o financieras tradicionales, hay ciertas cosas que deben analizarse con cautela.

Los prestamistas particulares, son un grupo de inversores privados que proveen créditos de sus propios bienes personales. Por ende, no están no se encuentran afiliados a instituciones financieras y operan de manera independiente.

Al no estar afiliados a grupos financieros, no tienen porque seguir las mismas normas que los prestamistas tradicionales. De hecho, determinan los nichos que están dispuestos a atender, examinando las tendencias de los mercados, generalmente aquellos que no son tenidos en cuenta por los bancos o financieras tradicionales. Son ellos mismos los que establecen las normas y plazos, por lo que se pueden conseguir ofertas muy diferentes según el prestamista particular al que se acuda.

Es frecuente que, los prestamistas particulares se asocien con operadores de bienes raíces, especialmente aquellos relacionados con empresas. El ejemplo más claro es que los prestamistas particulares cubren los costes de reparaciones a la propiedad o la compra de suministros iniciales de un negocio. No obstante, los prestamistas privados suelen prestar capital a cualquier empresa o negocio que pueda proporcionar un buen retorno a la inversión. Por lo general, la gente suele acudir a los prestamistas particulares, cuando necesitan conseguir dinero rápido.

El hecho que los prestamistas particulares utilicen su propio capital para conceder créditos, los hace tener que correr con mayores riesgos que los bancos o financieras tradicionales. También, el prestar dinero a personas que, no tienen acceso a los fondos tradicionales, como aquellas personas que no tienen un buen historial crediticio, les significa correr riesgos que podrían comprometer su capital. Esto es consecuencia directa para que las tasas de intereses resulten más elevadas. Sin embargo, desde el punto de vista del que necesita un préstamo, esto es beneficioso porque permite conseguir dinero mucho más rápido y fácil.

Los prestamistas particulares son inversores, y como tales quieren ganar dinero. Además, no todos son legítimos. Algunos son usureros disfrazados de benefactores y llegado el momento de sufrir atrasos en el retorno del capital suelen valerse de tácticas intimidatorias y otras prácticas carentes de toda ética para conseguir que se les pague. Sin embargo, esto no debe ser un impedimento para acudir prestamistas serios, ya que una gran mayoría de ellos están comprometidos a operar valiéndose de las buenas prácticas, pero debe tomarse su tiempo para comparar las diferentes opciones y la reputación de cada uno. Por eso es fundamental, leer detenidamente y comprender el contrato que se ha de firmar, ante la menor duda no debe firmar nada y asesorarse con un profesional.

Llámenos
Contáctanos