Nueva realidad en el sector de los préstamos personales

Rate this post

La realidad cuasi monopolística de las entidades bancarias como proveedoras de financiación de los particulares y empresas afortunadamente ya pasó a mejor vida con la entrada hace ya años de los prestamistas privados en el sector y otros agentes. Ahora, además, en pleno siglo XXI, una nueva realidad llega para revolucionarlo todo: el fintech y los prestamistas particulares.

money-856035_1920

Una nueva era en los préstamos personales

Hace ya años que los prestamistas privados llegaron para completar un importante vacío que las entidades financieras dejaban, vinieron a ocupar un importante hueco de segmento desatendido del mercado y, sin duda, han supuesto una aportación muy importante para la sociedad.

La función y labor de los prestamistas privados se ha visto reforzada en los últimos años donde la necesidad de crédito para todos los particulares y empresas españolas era más necesario que nunca y la banca daba menos crédito que nunca. Ahora, pasados los momentos más oscuros de la crisis bancaria, el crédito bancario permanece pero ya no es el único, ni mucho menos.

Y los préstamos bancarios ya no son los únicos ni mucho menos pues en primer lugar cada vez más estos desatienden a un porcentaje mayor de la población, y además le revolución digital que se está viviendo está propiciando la aparición de nuevos actores y agentes en el mercado y sobre todo de una nueva figura claramente emergente: la de los prestamistas particulares.

Un mundo multi-crédito

Nos dirigimos a una velocidad de vértigo a un mundo multi-crédito, a un mundo donde lo monopolístico ya es prácticamente una quimera e incluso donde lo que fue monopolístico ya no va a ser ni tan siquiera predominante, y es que nucas figuras se abren paso.

Lo anterior supone una gran ventaja y beneficios para los solicitantes de préstamos personales pues ya no sólo supone una mayor diversidad de opciones, sino que esa mayor competencia propicia mejores opciones y sobre todo más diversas, más diversas para poder responder a las necesidades de cualquier perfil.

En este nuevo entorno las entidades bancarias seguirán teniendo un papel importante, por supuesto, pero ya no será tal y como se decía ni monopolístico ni en pocos años predominante, pero además entraran con fuerza empresas del mundo digital que ofrecerán servicios financieros de todo tipo, no cabe destacar la irrupción de algún gigante digital (PayPal, Google, Apple, Amazon, etc) en el sector que desbanque definitivamente el reino del préstamo bancario (BBVA, La Caixa, etc.) y luego sin duda los prestamistas privados seguirán gozando de una gran relevancia.

Ahora bien, si una figura emergerá enormemente es la de los prestamistas particulares, en un mundo donde lo colaborativo se expande y se impone, en un mundo donde las legislaciones se van adaptando a marchas forzadas a esta imparable realidad la irrupción con fuerza de lo colaborativo, de los préstamos entre particulares no puede, ni es, ni mucho menos será una excepción.

La figura de los prestamistas particulares ya está adquiriendo una gran relevancia y ya empieza a tener una importante cuota de mercado que se complementa con las otras opciones ya existentes (como por ejemplo la de prestamistas privados).

Ésta figura, la figura del prestamista particular, ha llegado para quedarse y aporta también una interesante aportación al sector. Gracias a los prestamistas particulares una gran parte de la población tiene un acceso a financiación que de otro modo no lo tendría, y gracias a los prestamistas particulares se pueden encontrar soluciones financieras a situaciones complicadas.

Los prestamistas particulares aportan un modelo relación con el usuario muy cercano, sin intermediarios, directo. Directo de los prestamistas particulares al cliente, ello dota a estos préstamos personales de una gran e interesante flexibilidad.

De prestamistas particulares existen de todo tipo, desde prestamistas que se dedican más al segmento de los microcréditos, hasta grandes prestamistas particulares que ofrecen grandes cantidades de préstamo. Dentro de estos últimos destacan los que se podrían denominar de capital privado tradicional, es decir, aquellos prestamistas particulares que prestan su dinero simplemente con una garantía inmobiliaria que garantice la operación (muchos de estos prestamistas también permiten en muchas ocasiones acceder a la financiación que ofrecen a través de garantías mobiliarias).

Una de las grandes ventajas que ofrecen estos últimos prestamistas particulares anteriormente mencionados es la ausencia de requisitos personales que solicitan. Tanto un particular como una empresa (y, por supuesto, un autónomo) puede acceder a los préstamos personales por estos ofrecidos sin tener que demostrar en ningún momento ingresos, ni aportar ningún justificante de los mismos.

Por supuesto, lo anterior va acompañado de la posibilidad de acceder a los préstamos personales de los prestamistas particulares aun y cuando la persona solicitante esté inscrita en el ASNEF o en cualquier otro fichero. Los prestamistas particulares de capital privado no tienen  en cuenta estos ficheros (para los microcréditos online y otros productos es otro tema, pero ese en todo caso ya sería otro asunto a tratar individualmente.

Llámenos
Contáctanos