Mejoras en los métodos de financiación gracias a los prestamistas particulares

Rate this post

Ya es un hecho, los métodos de financiación han cambiado considerablemente durante los últimos años a raíz de la crisis en 2008. Con la aparición de los prestamistas privados que ofrecen créditos rápidos por Internet, las entidades financieras clásicas se han visto obligadas a cambiar su modus operandi para intentar ofrecer las mismas ventajas.

No hay que olvidar que han sido muchos los años en los que los bancos han dejado de ofrecer préstamos por culpa de la mala situación económica, lo que convirtió a España en un caldo de cultivo excelente para buscar otros métodos de financiación alternativos. Este fue precisamente el causante de la aparición de los mini créditos, cada vez más populares, y que son concedidos por entidades privadas. Este tipo de mini créditos han permitido que muchas familias puedan hacer frente a ciertos imprevistos puntuales con una velocidad pasmosa, a través de internet, y sin prácticamente requisitos para obtener liquidez.

La relativa mejora económica en España durante el último año junto con las medidas adoptadas por parte del Banco Central Europeo (BCE) para conseguir de nuevo inyectar liquidez y que haya movimiento de crédito, ha llevado a los bancos a poder ofrecer de nuevo financiación para todo tipo de proyectos y medidas. Eso sí, el panorama que se han encontrado las entidades financieras en este momento, dista mucho del que existía antes de la concesión de mini créditos y del alza de los prestamistas particulares para poner en marcha proyectos de negocio o luchar contra baches económicos familiares.

La banca, obligada a adaptarse a los nuevos métodos de financiación

El fintech, o lo que es lo mismo, la tecnología aplicada al sector de las finanzas, ha sido el remate final que ha logrado una evolución completamente asombrosas en el mundo de las finanzas. Y precisamente las empresas que se encargan de ofrecer mini créditos a particulares o a otras empresas, han sabido aprovechar, y lo han hecho muy bien, las novedades tecnológicas para lograr que sus productos resulten cercanos, accesibles y fáciles de obtener. Esto ha provocado en los bancos un efecto rebote para evitar quedarse atrás tecnológicamente frente a estas empresas tan pioneras. Y es precisamente el fintech la base del cambio. Por este motivo, nada más y nada menos que el 65 % de las entidades financieras españolas están haciendo todo lo posible para adaptase a los nuevos tiempos y al cambio, actitud apoyada desde el BCE.

Gracias al avance de los protocolos de seguridad online, la banca ya es capaz a día de hoy de ofrecer préstamos personales a través de internet. Estas nuevas tecnologías ha permitido a la banca ganar gran cantidad de tiempo en los análisis previos a la aprobación de un préstamo de manera automática, algo completamente impensable hace algunos años, cuando podían tener retenido tu expediente para revisión durante más de 15 días e incluso un mes.

A pesar de estos avances tan atractivos que están permitiendo a la banca no quedarse atrás frente a los prestamistas particulares, lo cierto es que las entidades financieras han tenido que enfrentarse al grave problema de verificar los datos de sus futuros clientes, lo que obligaba a estos a personarse en los bancos para cerrar las firmas de contrato de manera presencial. Hasta el pasado mes de marzo, la banca ha tenido que ofrecer soluciones alternativas para evitar este inconveniente. Algunas entidades, como por ejemplo ING, ofrecían un mensajero para retirar la documentación y evitar que el cliente tuviera que trasladarse hasta la sucursal más cercana. Por suerte para las entidades financieras, el pasado mes de marzo el Sepblac (Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias) autorizó el uso de videoconferencias para la identificación de los clientes previa a la solicitud de préstamos, lo que ha permitido un servicio completamente a distancia.

No se descarta que en un futuro no muy lejano las empresas fintech terminen por colaborar con las entidades financieras para poder ofrecer nuevos productos financieros mucho más competitivos y mejorados.

Llámenos
Contáctanos