Los préstamos de la zona euro en caída libre

Rate this post

La situación que invade a este tipo de servicios desde que la crisis está dominando en España aún no cesará y se estima que todavía le quedará un año difícil por delante. Los préstamos rápidos hacen a los menos tres años que arrojan cifras de análisis negativas ya que se disminuye cada vez más el otorgamiento, sobre todo al sector privado.

Según las autoridades expertas en revisar este tipo de cuestiones como el Banco Central Europeo, el servicio que la banca tradicional ha disminuido mes a mes y aún no ha llegado a su máximo tope. Según las estimaciones de las autoridades que analizan esta situación, en el año 2014 podrá llegar a la máxima caída, esperando luego que haya un crecimiento, por más mínimo que sea.

Por supuesto que en este análisis de situación solo están consideradas las entidades tradicionales quienes desde que la crisis se instaló a la fuerza, han puesto numerosas trabas y barreras para dejar de otorgar ese tipo de servicios porque se veían perjudicadas y porque su solvencia claro, ya no era la misma que en años anteriores.

Como solo son considerados los bancos tradicionales y la medida que han tomado es la mencionada anteriormente, no están alojadas en el análisis las entidades financieras alternativas que sí han servido durante este tiempo como una salida posible para conseguir créditos rápidos con muchas facilidades ante un mercado que no les daba opción a sus clientes.

Si se contrapusieran los análisis de ambos sectores, el de la banca tradicional y el canal de las entidades financieras privadas veríamos en cifras como los otorgamientos del primero van reduciéndose a medida que, por el contrario, los porcentajes de la segunda opción van aumentando mes a mes.

Esto es porque la reducción de los préstamos rápidos no tiene que ver con la falta de personas que los soliciten justamente sino que la caída está generada por la misma banca tradicional que optó –desde comenzada la crisis– por cerrar el flujo de este servicio que anteriormente brindaba con frecuencia.

“Considerando como viene siendo la caída de este servicio mes a mes –de junio a julio, por ejemplo, ha sido de 3,7 a 3,8 por ciento- los expertos que analizan los porcentajes saben que aún le queda mucho por reducirse y llegar a la caída máxima”.

Esto no resulta difícil de pensar ya que mes a mes los créditos rápidos de la banca tradicional vienen cayendo de manera constante y pareja. Ante esta situación también se sabe que no se puede frenar la caída y que deberá llegar al tope para luego poder recomponer de alguna forma la situación actual dándose, estiman, alguna mejoría posible.

Llámenos
Contáctanos