Los prestamistas ya no es lo que eran, ahora son más seguros

Rate this post

Ahora mismo es posible afirmar que Los prestamistas ya no es lo que eran, ahora son más seguros y las razones principales que nos llevan a pensar esto es que el préstamo monetario entre particulares está permitido y regulado por la ley vigente en nuestro país.

Los prestamistas ya no es lo que eran, ahora son más seguros

De hecho, la principal razón que nos lleva a pensar que los prestamistas ya no es lo que eran es que gracias a la ley 2/2009, del 1 de abril de ese mismo año, que se encarga de legislar y reglamentar todo lo relacionado con el préstamo privado, se dejan fuera del sector a todos aquellos que no sean profesionales y no posean la ética que se exige este tipo de profesiones financieras, o que hayan hecho malas prácticas acerca de las fuentes de financiación. Mediante esta ley se confiere forma legal a un servicio que durante años ha estado en funcionando en nuestro país.

Antes de la legislación acerca de los prestamistas privados no existía el mismo rango de seguridad de cara al usuario que podemos tener hoy en día, lo más importante para nuestros clientes y también para nosotros es que estas actividades se desarrollen dentro de un marco legal que permita la consecución de los objetivos de ambas partes en estos acuerdos económicos. Los prestamistas ahora son más seguros y en referencia a a la anteriormente citada ley 2/2009, en el capítulo dos, figura bajo el epígrafe que dice “actividad de contratación de préstamos o créditos hipotecarios”, en este punto figura toda la normativa que hay que cumplir en este tipo de profesiones financieras. La ley regula y reglamenta las obligaciones a las que tienen que ajustarse las empresas del préstamo privado que desarrollan estas actividades, concernientes a la concesión de créditos y préstamos hipotecarios o, también en el ámbito de las comunicaciones comerciales, la publicidad, etc. el marketing publicitario debe mencionar cuáles son las tasas anuales equivalentes, y deben hacerlo usando un ejemplo que sea representativo y claro para el cliente, deben indicarse cuáles son los tipos de interés y cualquier otra cifra esté en relación con los costes que puedan suponer el préstamo o crédito del capital particular.

Otro indicador que nos dice que los prestamistas son más seguros es que las mismas empresas de capital privado tienen la obligación de llevar a cabo una oferta vinculante de préstamo al propio usuario, o lo que es lo mismo, informarle en el caso de que le haya sido denegado este crédito. Esta oferta debe efectuarse por escrito, ha de estar firmado por el directivo de la empresa de préstamo privado. Este documento va a tener una validez que no será menor de 10 días hábiles a partir de la fecha en que se entregue al cliente,.

Hay más ejemplos que reafirman que los prestamistas ahora son más seguros. Ponemos por caso el hecho de que el contrato de préstamo o crédito hipotecario debe cumplir una serie de condiciones que están previstas en la orden de 5 mayo 1994; esta detallada y hace referencia a la claridad en la que debe ser expuestas todas las condiciones financieras de los préstamos hipotecarios.

Del mismo modo, los contratos de los prestamistas privados deben incluir todos los derechos que corresponden a ambas partes en relación con la variación o modificación del coste total del préstamo. Las empresas de capital privado tendrán una serie de obligaciones que actualmente cumple otras entidades de crédito en referencia al contenido de las escrituras públicas en las cuales se desarrollen y se efectúen los préstamos hipotecarios.

Además las empresas de capital particular deben ceñirse a una serie de exigencias acerca de los índices y tipos de referencia que actualmente siguen a pie juntillas las entidades de crédito bancario, y éstas vienen recogidas, en el caso de los préstamos de tipo hipotecario a interés variable en la anteriormente citada orden de 5 mayo 1994. Esta ley regula los aspectos que hemos expuesto aquí.

Todas estas características que hemos desarrollado en estas líneas, ponen de manifiesto que los prestamistas ya no son lo que eran, ahora son más seguros, existe una legislación y una normativa que organiza estos trámites y operaciones financieras. Consiguiendo que tanto los clientes como los profesionales que lleva a cabo estas actividades puedan sentirse plenamente confiados y en caso de que exista algún problema o diferencias en el desarrollo de las operaciones de capital privado, siempre es posible acudir a las leyes y los tribunales competentes para dirimir y solucionar las cuestiones que hacen referencia a los préstamos privados.

Hay que matizar que el préstamo particular no está regulado por el banco de España, el organismo de consumo correspondiente se encarga de supervisar todo lo concerniente al préstamo de capital privado.

Llámenos
Contáctanos