Los CAE en los contratos indefinidos.

Rate this post

La semana pasada comenzamos un recorrido por los tipos de contrataciones que existen en España. Y explicar en profundidad las características de los actuales contratos indefinidos.

Dentro de este grupo existe una modalidad que nació a raíz de la Reforma Laboral de 2012. Se trata de los CAE o Contratos de Apoyo a los Emprendedores. Un modelo que ha resultado verdaderamente peligroso para los trabajadores. Los cuales se han visto privados de sus derechos y la posibilidad de encontrar un buen puesto de trabajo.

Los CAE, los pseudo contratos indefinidos de apoyo a los emprendedores

Sin duda este tipo de contratos indefinidos son una de las modalidades más peligrosas que hay desde que se llevara a cabo la Reforma Laboral de 2012. Aquellos empresarios que utilizan este modelo de contratos indefinidos dejan completamente desprotegidos a los trabajadores frente a la empresa.

Contemplados por el por el Real Decreto Ley 3/2012 de 10 de febrero, en teoría nacieron con la intención de ayudar a fomentar la contratación entre autónomos, pymes y emprendedores.

Sus características son las siguientes:

  • El trabajador ha de estar inscrito como desempleado para que puedan aplicarse las bonificaciones correspondientes al empresario.
  • Duración del periodo de prueba dilatado. Se caracteriza por ser contrato de tipo indefinido donde la duración del periodo de prueba se alarga hasta el año. Inicialmente se trataba de contrataciones a tiempo completo, pero tras las últimas modificaciones han permitido que también se acepten las contrataciones de tipo parcial. Este periodo de prueba se aplica a todo tipo de trabajadores. Tanto cualificados como no cualificados.
  • ¿Quién puede solicitarlo? Solo podrán solicitarlo aquellas empresas con menos de 50 trabajadores y que no hayan sufrido despidos colectivos o improcedentes durante los últimos 6 meses.
  • Incentivos fiscales. Este tipo de contrato lleva asociados una serie de incentivos fiscales:
    • 3000 € de deducción fiscal sobre el primer empleado contratado menor de 30 años.
    • Deducción fiscal del 50 por ciento de la prestación que el trabajador tenga pendiente con un máximo de 12 meses. Para obtener esta deducción fiscal el trabajador ha de haber percibido por lo menos 3 meses de prestación. El trabajador podrá compatibilizar el 25 por ciento de su prestación con su salario cuando sea contratado.
    • Bonificaciones en la cuota de la Seguridad Social. Además de los incentivos fiscales, se ofrecen bonificaciones en la cuota de la Seguridad Social tanto para jóvenes como para mayores de 45 años o mujeres contratadas en sectores donde tengan poca representación. Estas bonificaciones, además, son aplicables junto a otras que pueda solicitar la empresa.

Peligros de este tipo de contratos indefinidos

Los empresarios que utilizan los CAE cuentan con 12 meses a su disposición para despedir sin consecuencias a sus empleados. Durante este tiempo sus nuevos trabajadores permanecen en periodo de prueba. Es decir, que no cotizan ni han de ser avisados con tiempo en caso de que el empresario quiera despedirles durante ese año.

La única penalización que obtienen los empresarios si no mantienen al empleado durante un periodo de tres años es no poder beneficiarse las bonificaciones asociadas a estos contratos. Sin embargo muchas empresas realizan este tipo de contrataciones renunciando directamente a la bonificación. A cambio disponen de 12 meses para despedir sin previo aviso.

Según los datos del CES el 96.7 por ciento de empresas que utilizaron el modelo CAE en sus contratos durante 2015 despidieron a sus empleados en el primer año. Lo cual demuestra que se trata de un modelo de contrato que en absoluto favorece la contratación indefinida de los empleados.

Puedes conocer más datos sobre este tipo de contrato y las consecuencias que ha tenido en el siguiente enlace.

Llámenos
Contáctanos