Las familias españolas no recuperan el gasto

Rate this post

Llevamos ya una década desde el estallido de la burbuja de crédito y las familias españolas todavía no han recuperado la capacidad de compra que tenían en el año 2008. En 2018 una familia española se gastó de media unos 30.000€ anuales, aunque siguen siendo 1.800€ menos que una década atrás. Y esta cifra incluye también las variaciones ajustadas a la inflación, así que si comparamos cifra con cifra directamente el cambio es todavía mayor. La Encuesta de Presupuestos Familiares del INE nos muestra todos los años información sobre las partidas y las cantidades que gastan en cada partida las familias españolas. La encuesta de este año muestra que el gasto aumentó en 2018 tanto nominalmente como constantemente desde 2013.

Vivienda y servicios, las mayores partidas

El gasto en vivienda y servicios asociados como electricidad, gas y energía siguen siendo la partida que más gasto acumula, siendo el doble de alta que la siguiente, alimentación. Eso supone un tercio del total del gasto de las familias españolas. En segunda posición con la mitad de gasto que la primera partida se encuentra la partida de alimentación, seguida de transporte, restaurantes y hoteles, ocio y cultura, vestido y calzado, muebles y artículos de hogar (lo que se podría en parte unir al gasto en vivienda), sanidad, comunicaciones, bebidas alcohólicas y tabaco y enseñanza.


Más gasto en Internet

ecommerce

En las compras online las familias españolas se gastaron 10.475 millones €, lo que supone un 1,9% del gasto total de las familias y una subida del 27,7% respecto al año anterior, 2017. Los grupos de compras online con mayor proporción de gasto por Internet en 2018 fueron transporte, restaurantes, hoteles, vestido y calzado y ocio.


Diferencias entre perfiles de ocupados

La encuesta muestra también las diferencias entre el perfil de persona que lleva los ingresos al hogar. En el caso de tratarse de hogares cuyo sustentador principal se encontraba ocupado y tenía trabajo el gasto fue de unos 33.000 euros de media, mientras que si el sustentador principal se encontraba en paro el gasto se redujo prácticamente a la mitad: unos 17.000 euros. Esta estadística muestra de forma clara que el nivel de ingresos del sustentador principal impacta directamente en lo que puede gastar ese hogar. Los hogares donde el sustentador principal es inactivo no jubilado, como el caso de los estudiantes o los dedicados a las labores del hogar, fueron los hogares que más aumentaron su gasto, con un incremento del 2,7% aproximadamente.

Incrementos por partidas

Respecto a 2017 algunas partidas incrementaron su gasto de forma considerable. Por ejemplo la enseñanza se incrementó en casi un 12%, seguida de las comunicaciones con un 4% y el gasto en transporte que aumentó casi un 3,5%.

Noticia original en ElPaís

Llámenos
Contáctanos