Las empresas aumentaron en un 14 % la productividad a base de despidos

Rate this post

Desde el año 2008, al igual que el resto de países, España se ha visto sumida en una profunda crisis como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria. El año 2013 fue catalogado como el más duro de la crisis y el 2014 como el inicio de la recuperación. Fue entonces cuando las empresas comenzaron a preocuparse de verdad por su productividad. Gracias a ello han logrado aumentarla en un 14 %. Para conseguir estas cifras tan elevadas hay varias opciones:

  1. Mejorar el rendimiento medio de cada trabajador por medio de la formación.
  2. Invertir en nuevas tecnologías.
  3. A base de despidos.

Por desgracia los despidos masivos ha sido el camino camino que se ha seguido en España. Esta actitud ha destrozado por completo el tejido empresarial de nuestro país y nos ha llevado a un panorama laboral donde no existe la estabilidad ni los trabajos de larga duración.

Sin embargo este aumento de la productividad que se ha vivido desde 2006 a 2014 no puede considerarse del todo real. Así lo evidencia el informe realizado por IESE Business School, Evolución del tejido empresarial español de 2006 a 2014. Ya que este aumento de la productividad en un 14 % no está asociado a una mayor eficiencia en los trabajadores sino a una destrucción del empleo en torno al 21 %. En cuanto a la facturación esta también descendió en un 10 % durante estos años.

Este “aumento de productividad” es por tanto una productividad aparente y no real.

Si estudiamos los términos absolutos la productividad en ventas por persona empleada pasó de 200.000 € en 2006 a 226.000 € en 2014.

A la vez el tejido empresarial en España durante este periodo se vio terriblemente afectado. En total desaparecieron más de 66.500 empresas durante estos años lo que supuso casi 2 millones menos de puestos de trabajo. El sector más afectado fue el de la construcción, en el que se destruyeron el 42 % de las empresas. En el sector agrícola desaparecieron el 17 %.

Productividad aparente igual a reducción de la facturación

Este incremento de la productividad aparente ha tenido también consecuencias muy negativas en la facturación. Esta descendió en un 10 % durante estos años.

La facturación en el sector de la construcción fue una de las más damnificadas. En total estas empresas perdieron un 65 % de facturación. Sin embargo en otros sectores los despidos fueron suficientes como para permitir que la facturación no se viera afectada. En el caso del sector agrícola los despidos incluso supusieron un aumento de la facturación en casi un 29 %.

Esta crisis no solo ha acabado con millones de puestos de trabajo sino que además ha modificado por completo los sectores más influyentes a la hora de la creación de empleo. Mientras que hasta el inicio de la crisis el motor económico era el sector de la construcción, a partir de la crisis el que más puestos de trabajo ha generado ha sido el sector servicios. En este momento el 60 % de la economía española se basa en este sector.

Llámenos
Contáctanos