La FCA regulará las entidades prestamistas británicas

Rate this post

Recientemente el arzobispo de Canterbury criticó a las entidades prestamistas del Reino Unido por sus prácticas inmorales. Justin Welby, primado de la Iglesia de Inglaterra, manifestó la necesidad de limitar la cantidad de dinero que los usuarios pueden solicitar a las empresas que brindan créditos “payday” o de corto plazo, a menudo otorgados en pocos minutos a clientes desesperados que precisan efectivo urgentemente.

Los reclamos del prelado –que acusó a los agentes financieros de ser muy poco éticos– no son de ninguna manera un caso aislado. Hace días se difundió la nueva de que la FCA o Autoridad de Conducta Financiera, entidad que regula la actividad de los prestamistas, colocará medidas más restrictivas para resguardar a los consumidores. La decisión parte del hecho de que muchos particulares acuden a los créditos inmediatos como la solución que tienen más a mano y las entidades abusan de esta situación proponiendo condiciones abusivas. En consecuencia, los usuarios no hacen más que caer en una deuda tras otra.

Una de las disposiciones (que comenzarán a funcionar, en conjunto, a partir de 2014) consiste en aceptar que los clientes puedan contratar solo hasta dos créditos. Por ahora, los prestamistas no han puesto ningún límite en el máximo de productos financieros que cada particular puede solicitar. Además se obligará a las entidades a verificar el historial crediticio de los aspirantes para conceder préstamos rápidos flexibles solamente a quienes vayan a poder afrontar las cuotas en un futuro cercano.

Por otra parte, quienes brinden el dinero deberán advertir de manera obligatoria en sus avisos publicitarios sobre las consecuencias que acarrea el endeudamiento. Ciertamente, la idea es hacer que la población sea más consciente al momento de acudir a los prestamistas por ayuda y no simplemente contratar la primera propuesta que se les ponga por delante, para luego encontrarse con una deuda interminable.

En vistas de que hay en la actualidad unas 200 agencias prestamistas operando en el Reino Unido, Martin Wheatley –responsable de FCA– y sus colaboradores se han propuesto colocar ciertos límites a la actividad, con el fin de evitar que los particulares se endeuden cada vez más. El portavoz de la entidad aseguró que su objetivo primordial es lograr un equilibrio entre las operaciones de las empresas y la situación de los consumidores.

La iniciativa de la FCA surgió a raíz de las numerosas denuncias recibidas por particulares, que decían haberse visto afectados por las propuestas de los prestamistas. Wheatley subrayó que las medidas han sido diseñadas teniendo en cuenta la opinión de los interesados en adquirir productos financieros a corto plazo. También advirtió a las entidades proveedoras de estos servicios que tendrán que esperar un régimen bastante duro, teniendo en cuenta las previsiones detalladas y otras que todavía se están analizando.

Llámenos
Contáctanos