Invertir en empresas tecnológicas

Rate this post

Si usted ya lleva algunos años en el mundo de las inversiones seguro que recordará el estallido de la denominada “burbuja tecnológica” producida ahora hace unos 3 lustros.  Si usted no lleva muchos años en el ámbito de las inversiones puede que no sepa de lo que le estamos hablando, pero ello adquirirá pleno sentido si se está planteando en el momento actual invertir en empresas tecnológicas.

Las “burbujas” empresariales y financieras del tipo que sean se remontan a hace siglos (quien no recuerda el caso de las inversiones en tulipanes hace ya unos siglos) y son recurrentes y en cierta manera necesarias para ir saneando los negocios y la economía. Así, la denominada “burbuja tecnológica” no fue nada más que eso, una burbuja más.

Pero, ¿qué fue concretamente esa burbuja tecnológica? Bien la misma se produjo en los nacimientos de Internet para la sociedad en general, en ese momento no tan lejano (aunque para los tiempos tecnológicos pueda parecer auténtica prehistoria) al calor del inmenso potencial y desarrollo de la red de redes se empezaron a crear negocios y negocios del sector y la mayoría de ellos conseguían inversiones millonarias.

technology-785742_640

El problema de lo anterior es que la mayoría de los inversores apostaban a todo aquello que era “un negocio de Internet”, sin mirar el modelo de negocio, quien lo gestionaba, daba igual lo importante era que fuese “un negocio de Internet”, y obviamente eso fue un error.

En poco tiempo, empresas sin un claro modelo de negocio, valían ingentes cantidades de dinero e inversores de todo tipo se desvivían por entrar en ellas. Como sucede en todos estos casos ello sobrecalentaba el sector y a cada nuevo negocio que aparecía mayor inversión que recibía y mayor valoración que obtenía. En poco tiempo se frustró, muchas empresas quebraron pues no eran viables, muchos inversores perdieron su dinero, entró el pánico, se cerró la inversión (excesivamente, incluso para los buenos negocios) y la mayoría de empresas del sector quebró.

La persona lectora sobre el sentido que tiene comentar esto ahora, muchos años después. Pues bien, el sentido es máximo. En el momento actual, vivimos una situación aparentemente igual, pero en sus fundamentos absolutamente diferente. Por ello, a todas esas voces que hoy dicen que invertir empresas tecnológicas supone un riesgo pues está próxima otra burbuja hay que ponerlas como mínimo en cuarentena.

Cierto es que en el momento actual existe otra oleada de empresas tecnológicas que están obteniendo entradas de fondos inmensas y valoraciones elevadísimas. Cierto es, pero existe una diferencia de base: las mismas se encuentran ya dentro de un mercado consolidado, cuentan con sólidos modelos de negocio y no entran inversores sin mirar ni tan siquiera en aquello que invierten.

Obviamente, siempre existirán empresas que quebrarán y siempre existirán inversores que se quedarán en la estacada. Invertir supone un riesgo y todo inversor lo asume, y en el mundo tecnológico eso no será tampoco nunca una excepción. Y no lo es pues eso sucede en las empresas de todo el mundo y de cualquier sector, pero de eso a pensar que va suceder en el sector en su conjunto media un trecho.

Además, otro aspecto debe tenerse muy en cuenta, invertir en empresas tecnológicas ya no es invertir en un mercado completamente virgen, es un mercado joven, con un amplio recorrido, pero ya no es aquel sector donde todo el mundo se piensa que todo lo que se cosecha se convierte en oro. Existe el oro, pero no todo es oro.

Llámenos
Contáctanos