Economía colaborativa: 300.000 millones en 2025

Rate this post

Se calcula que para el año 2025, la economía colaborativa generará más de 300.000 millones de € a través de los cinco sectores más importantes de la misma. Estos sectores son los servicios a hogares, los servicios profesionales, finanzas colaborativas, transporte y alojamiento. La cifra que este sector movió en 2015 es diez veces menor a eso: aproximadamente 28.000 millones. El futuro de la economía se mueve en esa dirección, con cada vez más empresas dedicadas a estos sectores y que generan cada vez más dinero. Por ejemplo el caso del alojamiento es claramente destacable, ya que el total de plataformas de economía colaborativa ofrecen ellas solas el 65% de plazas de alojamiento en todo España, con el gigante Airbnb a la cabeza de ellas.

economia colaborativa

Peer 2 Peer o intercambio de bienes o servicios

El P2P no es nada más que el intercambio de servicios a través de una plataforma que pone en contacto a dos interesados. Por ejemplo buscar alojamiento, pedir comida a domicilio o alquilar un transporte. Sin duda la aparición de la tecnología y la cada vez mayor conectividad de los usuarios a través de cualquier tipo de dispositivo facilitan el crecimiento de este tipo de empresas y plataformas. La gran ventaja de estos sectores es la gran oportunidad de crecimiento que tienen y la posibilidad de incorporar todavía más servicios que puedan funcionar mediante el intercambio de servicios.

Los retos actuales del intercambio de servicios

La aparición de este tipo de servicios sin embargo ha significado un reto en muchos aspectos, sobretodo a la hora de encajar este nuevo concepto de empresas en el modelo económico vigente. Los aspectos que hacen falta aclarar para una implantación definitiva de los proyectos de economía colaborativa son los siguientes.

Adaptar la legislación

Actualmente existen algunas dudas en cuanto a la forma de funcionamiento legal de este tipo de iniciativas. Todos conocemos los problemas legales y las polémicas surgidas alrededor de plataformas de economía colaborativa como pueden ser Uber o Cabify, con las famosas quejas de los taxistas en Madrid y en Barcelona. Adaptar la legislación a este tipo de iniciativas es clave para que puedan evolucionar de forma saludable y aporten utilidad a la economía y la sociedad.

Consolidar el trabajo digno

Muchas de las polémicas generadas alrededor de las plataformas de economía colaborativa se basan también en las condiciones de los trabajadores que trabajan directa o indirectamente para estas plataformas. Un ejemplo de ello es la polémica generada alrededor de los sueldos y la forma de contrato que rige y regula a los riders de aplicaciones de reparto como Deliveroo y Glovo.

Aporte real a la sociedad

También hay que saber encajar estas aplicaciones y plataformas en la forma de trabajar del sector dentro del que se mueven. Un ejemplo de ello es el impacto que han causado aplicaciones y plataformas de alquiler habitacional como Airbnb, que ha turistificado muchas ciudades y está detrás de la subida de precios del alquiler en muchas ciudades.

Noticia Original en La Vanguardia

Llámenos
Contáctanos