Drama rural: los pueblos se quedan sin bancos

Rate this post

Durante los últimos 10 años los bancos han cerrado casi la mitad de sus oficinas: 19.000. Y no parece que la tónica vaya a cambiar. Un ejemplo de ello es CaixaBank, que va a prejubilar o despedir empleados durante este 2019, cerrar y centrarse en sus nuevas oficinas La Caixa Store, que pretenden ofrecer un servicio mucho más personalizado al cliente y segmentar su oferta de servicios y atención al cliente a un público más habituado al día a día de las operaciones bancarias. Esta “desbancarización” significa que un millón y medio de españoles viven en pueblos que no tienen ni una sola oficina bancaria. De entre los municipios de menos de 500 habitantes solamente el 10% disponen de una oficina bancaria.

Población cada vez más urbana

Como el famoso ejemplo de qué vino primero si el huevo o la gallina, en el caso del cierre de oficinas bancarias no sabemos qué vino antes, si la despoblación de las zonas rurales o la concentración de los bancos cada vez más en zonas urbanas. La realidad es que la despoblación en España lleva muchos años aumentando, así que se trata de dos fenómenos que van de la mano: si los pronósticos demográficos se cumplen, para 2035 el 88% de la población en España vivirá en Barcelona o en Madrid, lo que pone de manifiesto que estamos claramente ante una despoblación rural sin precedentes.

Diferencias por provincias y comunidades autónomas

La provincia de Barcelona es la que más oficinas bancarias ha perdido: desde 2008 se han cerrado cerca del 60% de todas ellas. El factor que más peso ha tenido en la zona ha sido la desaparición de las cajas de ahorros catalanas: han quebrado absolutamente todas menos la Caixa, ahora reconvertida en banco. Si estudiamos el cierre de oficinas por comunidades autónomas vemos que Castilla y León es la que sale peor parada: el 80% de los pueblos y casi un 20% de la población no cuentan con una sucursal en su municipio.

Baja rentabilidad del sector bancario

La razón principal para que los bancos cierren oficinas es la baja rentabilidad que han estado obteniendo durante los últimos años. Empezando por los expedientes de regulación de empleo posteriores al inicio de la crisis, pasando por la forzosa reestructuración de todo el sector bancario español, han hecho que los servicios bancarios cada vez estén más concentrados en muy pocas entidades.

Oficinas con ruedas

La solución de algunas entidades bancarias ante la situación y las quejas de sus clientes ha sido instalar algunos días a la semana sucursales móviles en la calle que están abiertas durante toda la jornada para que los habitantes del pueblo puedan realizar sus operaciones normalmente. Un ejemplo de ello son las entidades Abanca y Bankia, que han dispuesto oficinas-furgón que se desplazan por la provincia de Ourense y Guadalajara respectivamente acudiendo a los pueblos en los que la misma entidad cerró sucursales en el pasado.

Noticia Original en El País

Llámenos
Contáctanos