El CVV de las tarjetas de débito y crédito ¿qué es y para qué sirve?

Probablemente si has intentado realizar algún pago con tu tarjeta a través de internet te hayas encontrado con que las pasarelas de pago de las diferentes webs te solicitan el código CVV de tu tarjeta. Cuando vamos a realizar operaciones a través de apps también se solicita este código.

Un código que se ha convertido en un elemento importante ya que cada vez se realizan más transacciones por internet. En este artículo vamos a explicarte que es el código CVV de las tarjetas de débito y de crédito y para qué sirve. Pronto comprenderás su importancia y lo útil que puede llegar a ser. ¿Quieres conocer más datos? En ese caso, sigue leyendo.

El código CVV de las tarjetas de débito y crédito

Seguro que ya te has dado cuenta de que hoy en día no es necesario pagar con la tarjeta física. De hecho muchos teléfonos móviles dan al usuario la oportunidad por medio de diferentes apps de pagar a través de ellas. Desde comprarse unos zapatos, a comer en un restaurante pasando incluso por devolver dinero a algún amigo que te lo haya prestado. Las opciones son infinitas.

Pues bien, para poder utilizar todas esta variedad de posibilidades es necesario conocer el código CVV o CVC de la tarjeta.

¿Qué es el código CVV de las tarjetas de débito y crédito?

Las siglas CVV (Card Verification Value) hacen referencia a código de validación de las tarjetas de crédito o de débito. Este código está compuesto por tres o cuatro digititos y se encuentra reflejado en todas las tarjetas. Sean estas de crédito o de débito. Hay algunas empresas que denominan este código con las siglas CVC (Card Verification Code). A pesar de utilizarse diferentes denominaciones el significado es el mismo.

¿Sabías que existen dos tipos de códigos CVV? Pues así es. Vamos a explicarte a continuación la diferencia entre ambos.

  • CVV de tipo 1. SI te fijas en la parte delantera de nuestra tarjeta se encuentran cuatro grupos de cifras de cuatro números. El último grupo de cuatro es el CVV1. El código CVV de tipo 1, o CVV1, está directamente integrado en la propia banda magnética. Este código se activa cuando utilizamos físicamente la tarjeta en un comercio. Cuando el lector del comercio lee la tarjeta adquiere el valor del código. Este código se envía al emisor de la tarjeta. Este se encarga de autorizar la operación si el código es válido. El problema del código DVV de tipo 1 es que puede falsificarse. En caso de que se haya realizado un duplicado íntegro de la tarjeta también se hará de dicho código.
  • El CVV de tipo 2. Este código es el que entra en juego cuando no realizamos pagos físicos con nuestra tarjeta. Se encuentra localizado en la parte posterior de la tarjeta. Justo después del espacio que se ofrece para que el titular plasme su firma. A diferencia de lo que sucede con el CVV1, este no se lee de manera automática sino que hay que añadirlo manualmente. Es el que nos piden en las transacciones que realizamos a través de internet o en app en nuestro teléfono móvil o Tablet. Si te fijas, una vez incluyes el número de la tarjeta al completo te piden que verifiques su autenticidad incluyendo el CVV de tipo 2 o CVV2. Este código se compone de un total de cuatro dígitos que son completamente aleatorios. A diferencia de los datos de la parte delantera no van sobreimpresos.

¿El código CVV se mantiene cuando se sustituye la tarjeta de crédito?

No. El CVV o CVC son códigos directamente asociados a la tarjeta de crédito. Si perdemos nuestra tarjeta o la sustituimos por una nueva veremos que tanto la fecha de caducidad como este código cambian. Lo que sí suele mantenerse es la numeración principal. A no ser que el cliente cambie el contrato o solicite expresamente a su banco que la modifique.

¿Qué significan el resto de números que figuran en nuestra tarjeta de débito o de crédito?

Seguro que has visto en más de una ocasión que nuestra tarjeta de crédito o de débito dispone de unos números en la parte delantera. Se trata de cuatro grupos compuestos por cuatro dígitos cada uno de ellos. Pues bien, estos números indican:

  • El tipo de tarjeta que tenemos. Ya se trate de una de crédito o de débito.
  • El emisor de la tarjeta. Es decir, la entidad financiera que nos ha autorizado dicha tarjeta.
  • El país emisor de la tarjeta en cuestión.
  • El dígito de control. Que corresponde a ese CVV de tipo 2 del que hablábamos unas líneas más arriba.

Dicho código y su forma de representarse está directamente relacionado con la norma ISO/IEC 7812. Esta norma es la que marca cómo posicionar los números y su significado.

Así, por ejemplo, el primer dígito de este grupo de 16 números es el que marca el tipo de entidad que emite la tarjeta y la compañía de pagos que hay detrás de ellas. Las tarjetas que son emitidas por entidades bancarias comenzarán siempre por el dígito 4 o 5. ¿Por qué 4 o 5? Muy sencillo. Aquellas entidades financieras que tienen detrás a Mastercard como compañía de pago comenzarán con el dígito 5. Sin embargo las que tengan a Visa como compañía de pago iniciarán su numeración con el número 4.

  • Los 4 primeros dígitos hacen referencia a la entidad en particular que emite la tarjeta. Curiosamente estos dígitos no tienen por qué coincidir en diferentes tarjetas del mismo emisor. Estos números suelen variar en función del país donde se emiten.
  • Los 12 números restantes sirven para identificar varios aspectos:
    • La cuenta corriente a la que se asocia dicha tarjeta.
    • El titular que está detrás de la tarjeta en cuestión.

¿Te ha resultado interesante este artículo?

Si te ha gustado este artículo te animamos a que eches un vistazo a otros enlaces del apartado de noticias de Prestamistas Particulares. Podrás conocer más información interesante relativa al sector de las finanzas. Aquí te dejamos algunos ejemplos:

Llámenos
Contáctanos