Crece la cantidad de prestamistas particulares

Rate this post

Como aseguran desde el diario El Mercantil Valenciano, hoy en día “el ciudadano es el banquero”. Parece ser que los créditos bancarios, una modalidad tan costosa como inflexible a la hora de conseguir dinero, ya está quedando atrás. Cada vez con mayor fuerza surgen prestamistas particulares que ofrecen su dinero al servicio de quienes requieren financiación con urgencia, a cambio del cobro de intereses. Se trata de una forma rentable de invertir los propios ahorros brindando, al mismo tiempo, una opción accesible a quienes necesitan liquidez urgentemente.

Son pocos los hogares que no cuentan con Internet; la gran cantidad de usuarios interconectados ha dado lugar al surgimiento de nuevas formas de relacionarse, también en lo económico. Así, una de las tendencias más difundidas en los últimos tiempos es el crowdlending o P2P lending, los préstamos de persona a persona que funcionan sin necesidad de la intervención de una institución bancaria. Esto equivale a decir que no existen intermediarios entre quien otorga el capital y quien lo recibe; al tratarse de un negocio directo, se reducen los costos de dinero y de tiempo.

En estos últimos años, y como consecuencia de la fuerte recesión económica que vive el mundo, los bancos no ofrecen condiciones atractivas en sus productos. Ni para quienes desean rentabilizar sus ahorros, ni para aquellos que necesitan pedir un crédito. Naturalmente, los inversores comenzaron a volcarse por otras opciones, y una de las que tuvo más aceptación fue el crowdlending. Se calcula que, según el tipo de inversión, los prestamistas obtienen entre el 5 y el 15% de rentabilidad anual, un margen interesante si se compara con los beneficios que ofrece la banca habitual. Por eso ahora crece la cantidad de prestamistas particulares que ofrecen por medio de una plataforma web una alternativa de financiación fácil, rápida y personalizada. Esta nueva modalidad surgió en el Reino Unido en el año 2005, cuando estalló la crisis económica y los bancos dejaron de ser la primera opción al momento de sanear deudas o invertir dinero. Ante la zozobra de las instituciones crediticias, nacieron otras plataformas dedicadas a ofrecer préstamos y captar inversores. El éxito fue rotundo: solamente en 2013, se prestaron con este sistema en el Reino Unido más de 900 millones de libras. En consecuencia el modelo logró difusión internacional en solo unos pocos años.

La clave de la alta aceptación de que goza este negocio es su estructura de costes, que es bastante menor que la de la banca regular. TAEs ajustadas al presupuesto de cada cliente e intereses que llegan directamente al bolsillo de los prestamistas particulares son los mayores atractivos de la nueva forma de financiación e inversión.

Llámenos
Contáctanos