Cómo conseguir préstamos sin aval

Es probable que en algún momento dado tengamos que recurrir a un préstamo. Puede que debamos de cambiar la cocina en casa. Que nuestro hijo quiera irse de Erasmus o que tengamos que comprar un coche nuevo para la empresa. En cualquiera de estos casos lo más frecuente es que contactemos con nuestro banco de toda la vida para ver las opciones de préstamos personales que hay.

Sin embargo puede que estemos interesados en un préstamo con unas condiciones menos exigentes que las que dictan los bancos. Por ejemplo puede que no queramos tener que adquirir productos vinculados o quizá no deseamos contar con un aval.

En este artículo vamos a ofrecerte una guía sencilla sobre cómo conseguir préstamos sin aval. Hablaremos de las condiciones básicas que hay que cumplir para poder conseguirlos; algunos trucos que nos vendrán de perlas y los tipos que hay en el mercado. ¿Te gustaría saber más al respecto? En ese caso sigue leyendo.

Qué condiciones hay que cumplir para solicitar préstamos sin aval

Solicitar un crédito que no requiera de la figura de un avalista no es una idea descabellada. Tanto los bancos como las empresas privadas de préstamo o los prestamistas particulares los ofrecen. Sin embargo en general hay una serie de condiciones que hay que cumplir para poder conseguirlos. Las que todo prestamista solicitará son las siguientes:

  • Ser mayor de edad. Solamente se pueden solicitar créditos al menos en nuestro país, cuando se ha cumplido la mayoría de edad.
  • Residir en España. Los préstamos sin aval están pensados para residentes en España. Aquellos interesados en obtener un crédito que no vivan aquí deberán de consultar las condiciones y posibilidades de los préstamos de su país.
  • Tener una situación económica holgada. Para que no sea necesario disponer de la figura de un avalista las entidades de crédito confiarán en la situación económica del solicitante. Siempre que esta sea estable no habrá problemas para solicitar préstamos. El perfil ideal es del cliente que dispone de un contrato indefinido de jornada completa con una antigüedad superior a los dos años. Además el préstamo no debe de abarcar nunca más del 35 % de sus ingresos mensuales.

En el caso de los bancos las condiciones se multiplican…

En el caso de las entidades financieras tradicionales a estas condiciones normalmente hay que añadir otras exigencias. Las cuales hacen que solicitar este tipo de créditos a los bancos resulte menos atractivo que hacerlo a otras empresas. Por ejemplo la mayoría exigirá al prestatario una serie de vinculaciones que quizá no le interesen. Estas pueden ir desde la obligación de domiciliar la nómina, abrir una cuenta con el banco como contratar seguros dispares con ellos. O incluso domiciliar varios recibos o bien dar de alta una tarjeta.

Cómo conseguir préstamos sin aval

Trucos que nos vendrán de perlas para conseguir los mejores préstamos sin aval

Está claro que en el mundo de los préstamos sin aval hay una gran variedad de oportunidades. Algunos con condiciones más atractivas y ventajosas que otros. Para conseguir los mejores del mercado existen ciertos trucos que podemos tener en cuenta.

  • Préstamos de poco capital. Cuanto menos sea el importe que solicitemos, más fácil resultará obtener un préstamo en el que no se busque la figura del avalista. Por ejemplo los minicréditos online ofrecen a los clientes la oportunidad de conseguir una media de 1.200 € sin aval e incluso sin nómina.
  • Saber negociar. No hay que olvidar que las condiciones de estos préstamos están muy ligadas al perfil financiero del solicitante. Por tanto las condiciones siempre se podrán negociar cuanto mejor sea dicho perfil. Además el importe, el plazo de amortización y el tipo de uso que se vaya a hacer de ese capital también afectarán a los intereses y el valor final del préstamo.
  • Evitar el uso de garantías hipotecarias. Dentro del mundo de los préstamos sin aval se puede recurrir a los préstamos de garantía personal o a los de garantía hipotecaria. Cada uno con sus pros y sus contras. En el primer caso responderemos con nuestros bienes presentes y futuro para saldar la deuda. En el segundo caso será nuestra vivienda la que corra el riesgo de servir como método de pago. Siempre que se pueda y se cuente con ingresos estables y justificados lo mejor es evitar aquellos que exigen una garantía hipotecaria.

Tipos de préstamos sin aval

Podemos solicitar una interesante variedad de préstamos sin aval. Sin duda los más demandados son los siguientes:

  • Microcréditos. Ofrecen entre 50 € y 300 € a nuevos usuarios y hasta 750 € para antiguos clientes. En general se suele dar un interés diario que ronda el 1,1 % por lo que no han de ser préstamos a los que acudir con asiduidad. A día de hoy muchos de ellos ofrecen hasta 60 días de plazo para amortizarlos.
  • Préstamos personales. En este caso el importe puede llegar a los 6.000 € y el plazo de devolución también se amplía. Suele ir desde los 3 meses a los 36 meses dependiendo de la cantidad solicitada. En general el TAE de estos préstamos suele rondar el 8 % y la devoluciones son mensuales. En esas mensualidades se paga una parte de intereses mientras se amortiza otra parte del crédito.
  • Adelantos de nómina o préstamos preconcedidos. Son dos modalidades propias de los bancos. La segunda cada vez está más de moda y se suele ofrecer a perfiles cuya estabilidad económica está demostrada. Se da una pre concesión y en caso de que e cliente esté interesado tendrá que hacerse un estudio de su situación financiera. La pega de estos segundos es que suelen mandarse a clientes que no requieren de capital.

Si te ha gustado este artículo…

En Prestamistas Particulares nos gusta tenerte al día del mundo de las finanzas y de la economía. Por eso hemos habilitado un apartado de noticias en el que puedes consultar información relevante sobre estas materias. A continuación te recomendamos algunos artículos que creemos que pueden gustarte:

Llámenos
Contáctanos