¿Conoces la diferencia entre el TIN y el TAE?

Rate this post

¿Te has fijado alguna vez que cuando las entidades financieras ofrecen préstamos siempre especifican en su publicidad el porcentaje de TIN o TAE        que tienen? Si te fijas algunas prefieren mostrar interés por el TIN y otras por el TAE. Pero, ¿cuál es la diferencia entre ambos conceptos y cómo pueden afectar a un préstamo?

Desde Prestamistas Particulares vamos a explicártelo todo.

Diferencias entre TIN y TAE

En primer lugar hemos de explicar que ambos conceptos son establecidos por el Banco de España. Por tanto se trata de conceptos oficiales.

TIN

El TIN hace referencia al Tipo de Interés Nominal. Es decir, el porcentaje de interés fijo que la entidad financiera pacta con el prestatario para ofrecerle el crédito. Por tanto es la cantidad que la entidad calcula como concepto de interés a cambio del capital que presta.

Este interés puede ser de tipo semanal, mensual, trimestral, semestral o incluso anual. Sin embargo lo normal es que sea mensual. Ya que de manera habitual la devolución del préstamo en los plazos pactados se hace mes a mes. Y en esta cantidad que el prestatario devuelve al banco se incluye parte del capital prestado junto a los intereses.

Este tipo de interés solo indica cuál es el coste de prestar ese capital. Pero no incluye otros gastos asociados. Solo es el interés que ambas partes han fijado al formalizar el préstamo.

TAE

El cálculo del TAE es mucho más complejo pero da una lectura más real al prestatario de cuáles van a ser los gastos que va a tener que cubrir con su préstamo cada mes.

En este cálculo no solo se incluye el interés nominal o TIN, sino también otra serie de conceptos. Como por ejemplo:

  • Las comisiones que pueda llevar asociadas dicho préstamo. Ya sean las de apertura, las de cancelación parcial o total, etcétera.
  • La frecuencia de lo pagos. Si son de tipo semanal, mensual, trimestral, semestral, anual…
  • Los gastos que acarrea dicha operación al banco.

Es decir, que el TAE incluye muchos más conceptos sobre lo que vamos a tener que pagar mes a mes para amortizar nuestro préstamo que el TIN. Sin embargo en la TAE hay ciertos conceptos que no están incluidos. Estos son:

  • Gastos de productos vinculados, muy característicos de las hipotecas.
  • Gastos derivados de notaría.
  • Gastos a terceros, etcétera.

A pesar de que muchos anuncios utilizan el TIN como reclamo por ser un porcentaje inferior al TAE, la legislación obliga a las entidades financieras a informar del TAE de manera clara y precisa.

¿En qué hemos de fijarnos por tanto al solicitar un crédito?

A pesar de que el interés nominal o TIN es importante, el TAE marcará con más claridad los intereses que deberemos de pagar a la entidad financiera a cambio del préstamo solicitado. Recuerda que el TAE incluye en su cálculo otros gastos como las comisiones o los plazos.

El TAE es por tanto el mejor indicador a la hora de comprar todo tipo de préstamos. Tanto los préstamos al consumo como los préstamos hipotecarios. La diferencia entre ambos valores suele ser mucho mayor en los préstamos personales, puesto que los intereses que se cobran en este tipo de préstamos son más altos. No hay que olvidar que el riesgo que asumen las entidades financieras con los préstamos al consumo es mayor.

Llámenos
Contáctanos