¿Cómo funcionan los préstamos sin nómina?

Muchas veces nos vemos en la necesidad de acudir a un préstamo para poder hacer frente a imprevistos económicos. Puede que en ciertos momentos concretos necesitemos mayor liquidez.

Sin embargo es probable que no dispongamos de una nómina estable. Aglo más que habitual en el panorama laboral actual donde los trabajos suelen ser muy inestables. Para este tipo de clientes existe una solución muy eficaz: los préstamos sin nómina.

Dese Prestamistas Particulares vamos a explicarte todo lo que has de saber sobre los préstamos sin nómina ¿Estás preparado? En ese caso, vamos a ello.

¿Qué son los préstamos sin nómina?

Por norma general los préstamos sin nómina son aquellos que ofrecen las entidades financieras si necesidad de tener una nómina como aval de la operación.

La banca tradicional no suele ser amiga de este tipo de préstamos porque la nómina es una de las garantías más seguras que pueden solicitar a los clientes. De ahí que muchas entidades obliguen a los clientes a domiciliar la nómina en sus entidades a cambio de la concesión de un crédito.

Sin embargo hay ciertas entidades financieras que ofrecen préstamos rápidos, no muy elevados, para aquellas personas que necesitan disponer de capital y no tienen una nómina fija.

Al tener que cumplir menos requisitos para solicitarlos suelen ser de concesión mucho más rápida que otro tipo de préstamos.

A pesar de que suelen préstamos de cantidades no muy elevadas (por norma general no suelen superar los 1000 €), hay ciertos prestatarios que ofrecen préstamos sin nómina pero a cambio de otro tipo de avales. Estos préstamos pueden llegar a cantidades verdaderamente elevadas. Incluso de más de 300.000 €. En estos casos el prestatario necesita contar con otro tipo de aval que no sea la nómina. Suelen solicitar para este tipo de préstamo una propiedad inmobiliaria a modo de aval.

¿Qué requisitos hay que cumplir para solicitar un préstamo sin nómina?

Por norma general los prestatarios solicitan contar con una fuente de retribución regular para poder ofrecer estos préstamos. La diferencia es que no tiene por qué tratarse de una nómina. Es decir, que se consideran válidas otras fuentes de ingreso alternativas que no sean la clásica nómina. Esto permite a jubilados, pensionistas, autónomos o personas que cobran el subsidio por desempleo acceder a este tipo de préstamos.

Cuando los ingresos ofrecidos para solicitar un préstamo no responden a una nómina, estos han de cumplir los siguientes requisitos:

  • Que sean ingresos mensuales o periódicos. Para que las entidades financieras acepten conceder estos préstamos se requiere una periodicidad de los ingresos. No vale disponer un mes de capital y no volver a tener en la cuenta un ingreso hasta pasados seis meses.
  • Que se puedan justiciar. Cuanto mayor sea la suma que se solicite, mayores serán los requisitos de estos préstamos sin nómina. Por norma general se suele solicitar algún tipo de documento oficial que justifique y demuestre la periodicidad de este ingreso. Por ejemplo, en el caso de los autónomos se suele solicitar la declaración de la renta o bien la del IVA.

¿Hay diferentes tipos de préstamos sin nómina?

Efectivamente, así es. Existen diferentes tipos de préstamos sin nómina en función de la cuantía económica. Unas líneas más arriba hemos explicado que los más comunes son aquellos préstamos rápidos de poca envergadura. Pero existen otras posibilidades con mayor aporte de capital. Entre las variedades más ofertadas se encuentran:

  • Los préstamos personales para proyectos que necesitan de mayor cantidad de capital.
  • Los mini préstamos sin nómina, ideales para obtener liquidez en momentos puntuales. Muchos de ellos, como Vivus, ofrecen un primer préstamo de 300 € sin ningún tipo de interés para los nuevos clientes.
  • Créditos al consumo
  • Uso de tarjetas de crédito
  • Préstamos P2P
Llámenos
Contáctanos