Cierra Admiral Capital Privado

Rate this post

GBS Finanzas, el banco de inversión que pertenece a Juan Antonio Samaranch, ha decidido dar fin a la vida de su gestora de fondos de capital riesgo. La decisión fue tomada por los miembros de la entidad luego de reconocer la imposibilidad de concretar algunos canales de inversión en los que habían puesto esperanzas. GBS no ha sido capaz de levantar los fondos que tenían previstos debido a la escasez de financiación, situación provocada al no hallar inversores de capital privado que quisieran otorgarles dinero.

Cuando fue creada, Admiral despertó una alarma en el mundo de las finanzas porque la crisis había hecho mucho daño en las compañías compradas por inversores privados. GBS Finanzas tenía la mitad de las acciones de la gestora, y la otra parte pertenecía a la alemana Oppenheim, una de las empresas de banca privada más importantes del continente. Lamentablemente tener como socia a esta compañía no resultó una buena decisión, porque Deustche Bank la compró después de que saliera muy mal parada de un negocio con otra entidad bancaria. De esta manera,  el banco germano más importante del país se convirtió en una suerte de socio de Juan Antonio Samaranch.

Según otras fuentes, cierra Admiral Capital Privado porque GBS Finanzas no pudo obtener una respuesta afirmativa de los inversores institucionales para entregarle sus activos en este ciclo económico poco favorable. Parece ser que el fondo tecnológico “Marco Polo”, creado en el año 2.000, no les fue útil para sus fines. Ese vehículo, que tuvo inversores de la talla de El Corte Inglés y Unión Fenosa, además de muchas cajas de ahorro hoy fundidas con otros bancos (entre ellas, CatalunyaCaixa, Caja Madrid y Caixanova) se cerró 6 años más tarde.

Entonces la compañía liderada por Samaranch, que había colocado varios millones en empresas tecnológicas, se vio obligada a liquidar la cartera y restituir a los accionistas una buena porción del dinero. En las idas y vueltas de la operación, los inversores perdieron parte del capital que habían colocado y eso repercutió bastante en la fama de GBS Finanzas, porque habían participado en sus actividades varias entidades de renombre.

Más tarde, este banco de inversión se arriesgó a crear un fondo dirigido a gestionar derechos federativos de jugadores de fútbol. Sin embargo, el proyecto no prosperó debido a las fuertes trabas legales y riesgos que era necesario asumir. Y ahora, el cese del capital privado por parte de GBS no parece que vaya a rendir frutos.

Llámenos
Contáctanos