Cae la confianza en la UE

Rate this post

La confianza económica de las empresas en la eurozona llega a mínimos de hace 5 años atrás. El indicador de confianza de la Comisión Europea está en su nivel más bajo desde el mes de febrero del año 2015.


Confianza a la baja: el peor dato desde hace cinco años

La confianza en la solvencia de la zona euro se ha volatilizado a lo largo de este mes de septiembre, empujada por las diferentes incertidumbres comerciales que sobrevuelan la zona euro. Esta confianza se ha visto reducida especialmente en el sector industrial, ya que por lo que respecta al sector servicios las encuestas realizadas trasladan algo más de optimismo.

Indicador mensual de la Comisión Europea

Estos datos se han extraído del estudio mensual de clima económico, llevado a cabo por la Unión Europea a lo largo y ancho de 19 países. El indicador cayó desde los 103 puntos de agosto hasta los 101 de este mes.

La industria, el sector más desconfiado

La caída de confianza ha sido más acusada en el sector industrial, lo que constituye una señal más de la ralentización de la actividad en el seno de la UE.

Deterioro sustancial de la confianza

La caída de la confianza en la industria alemana ha lastrado al resto de países, donde los empresarios confían 8,8 puntos menos, el nivel más bajo desde hace 6 años. En concreto, en el sector industrial el nivel cayó 15 puntos, el nivel más bajo desde el mes de Octubre del año 2012.


Recesión y problemática actual

Los inversores también están perdiendo la confianza en la economía europea actual, que pierde fuelle en el mercado de divisas y financiero. Por ejemplo: se paga más por un bono a dos años que por un bono a diez, lo que significa que la incertidumbre sobre el desempeño de la economía a largo plazo sobrevuela la UE. Algunos expertos determinan que la recesión que se avecina puede ser peor que la ocurrida en 2008.

Estudios del BBVA también detectan la bajada de confianza

Por su parte, algunas entidades financieras también han realizado sus informes pertinentes, que también han detectado la bajada de confianza y el panorama económico y financiero desfavorable que se avecina.

En España de momento la situación es de calma relativa, ya que las últimas medidas implantadas por el gobierno han conseguido frenar la incertidumbre. Especialmente la subida del salario mínimo, la creación de empleo público y un mejor control del déficit público. El problema en nuestro caso es simplemente que nos encontramos en territorio europeo y que por tanto lo que afecte a la economía europea en general o a alguno de sus países clave afectará también a largo plazo a la economía española.

Noticia Original en La Vanguardia Economía y 20Minutos

Llámenos
Contáctanos