Aumenta la confianza en los créditos rápidos

Rate this post

Parece que los créditos rápidos están cada vez más de moda. Y así lo demuestran las cifras facilitadas por el Banco de España, en las cuales se observa que la cantidad de dinero prestado a través de este método, ha ido aumentado progresivamente y a muy buen ritmo desde hace ya 2 años. De hecho, durante el pasado mes de junio de este año, los créditos rápidos han superado los 40.000 millones de euros. Según el Banco de España, es la primera vez que se superan estas cifras desde el año 2012. La máxima de este tipo de créditos se alcanzó en 2008, cuando superaron los 60.000 millones de euros. Aunque para 2014 se notó una bajada considerable en esta tendencia, que situó a los créditos rápidos en una media de préstamo de unos 35.000 millones de euros, está claro que la situación está cambiando al alza.

Este incremento está directamente asociado a la subida de los créditos al consumo que se vienen registrando en el sector financiero. El mayor importe se estableció el pasado mes de junio con un total de 724.000 millones de euros, el mayor aumento mensual que se registra desde 2008.

Según indica el Banco de España, este incremento en la concesión de créditos está directamente relacionado con un ligero saneamiento de la economía que ha permitido recuperar la confianza en los préstamos, tanto por parte de las entidades financieras como de los usuarios. Es más, las entidades financieras tradicionales cada vez solicitan menos requisitos para conceder un préstamo de este tipo, debido a la recuperación económica que ya parece comenzar a dar sus frutos.

¿Qué diferencia a los créditos rápidos de los ofrecidos por las entidades financieras tradicionales?

Principalmente, y tal y como indica su nombre, su rapidez. Rapidez que se deja ver tanto en la concesión del préstamo (puedes tener el dinero en tu cuenta en muy poco tiempo), como en los requisitos y documentación que se solicita. No es necesario acudir presencialmente a ningún lado, sino que puede hacerse a través de internet dedicando escasos minutos.

Otra de las ventajas de este tipo de crédito es, que además de concederse en menos de 24-48 horas, se puede acceder a ellos en la mayor parte de los casos aun estando en ASNEF.

Debido a las pocas exigencias solicitadas para aprobar un crédito, este tipo de banca corre mayores riesgos que la tradicional. Por este motivo, las comisiones y los intereses son algo más altos. De esta manera se cubren los posibles impagos. No obstante, estas comisiones e intereses encarecen mucho este tipo de préstamos en algunas ocasiones.

Hay que tener cuidado con este tipo de créditos pues sus altos intereses pueden terminar por colocar a sus usuarios en alguna lista de morosos si no cumplen con lo pactado a la hora de concederles el préstamo.

A pesar de ello, es sorprendentemente revelador comprobar que la tasa de morosidad de este tipo de préstamos es muy inferior a los ofrecidos por las entidades financieros o a otro tipo de créditos. Mientras que los créditos rápidos tienen una morosidad del 7.07 %, la banca tradicional registra a día de hoy un nivel de morosidad que se sitúa en el 9.44 %. No obstante, y a pesar de que la morosidad sigue existiendo, es la más baja que se registra en ambos casos desde hace más de 4 años. Un motivo más por el que la concesión de créditos ha ido aumentando con el tiempo.

Llámenos
Contáctanos