Aprende a vivir gastando menos

Rate this post

Lamentablemente los sueldos de la mayoría de los españoles ya no son lo que eran desde hace muchos años, lo cual no afecta en absoluto al encarecimiento de la vida. Además, si a esto le sumamos la alta precariedad laboral que existe en la actualidad para todas aquellas personas que han perdido su empleo durante la crisis, o aquellos que jamás han logrado encontrar un trabajo, el cóctel que se forma es verdaderamente explosivo.

Por este motivo, desde xxx nos atrevemos a darte algunas sugerencias con las que poder vivir gastando menos sin que esto suponga unas carencias enormes o la renuncia definitiva a todo lo que te gustaría tener.

Gasta solo en lo que realmente necesitas

Sin duda la mejor recomendación que podemos darte, algo enormemente complicado dentro de la sociedad de consumo en la que vivimos. Esto implica un cambio de chip, intentar alejarse, en definitiva, del consumismo descontrolado propio de nuestro siglo. Si deseamos gastar solamente en aquello que realmente necesitamos, debemos de romper la rueda del consumo para que en un futuro se apliquen sistemas económicos alternativos. Hoy en día la vida consiste en trabajar para ganar dinero (cuanto más mejor) y consumirlo en bienes materiales como forma de ser felices. Es el momento de explorar otras alternativas y de preguntarnos qué es lo que nos llena.

Esto no significa que dejemos de gastar, sino que valoremos qué es lo que necesitamos para vivir, qué es lo que nos hace felices y porqué. El consumo tiene que seguir activo, por supuesto, pues es parte de la vida, pero ha de realizarse de manera responsable. Es decir, debemos de asegurarnos que el gasto que vayamos a producir se aplica sobre un objeto o producto que realmente nos va a beneficiar o que resulta necesario para vivir. Si empleas este tipo de pensamiento a tus movimientos económicos, pronto verás cómo los gastos disminuyen y consigues ahorrar. Regresa al ocio de cuando eras pequeño. ¿Te acuerdas lo bien que te lo pasabas si necesidad de tener un coche caro, el ordenador último modelo o una casa llena de ropa?

Controla los gastos mini

Parece una tontería, pero nos acostumbramos a gastar de forma habitual pequeñas cantidades de dinero en gastos menores que no pueden considerarse como estrictamente necesarios. Recuerdo, por ejemplo, el caso de una antigua compañera de trabajo que renunció a bajar a desayunar porque le implicaba un gasto diario de 2.20 € que no deseaba asumir. Había sido madre de otro pequeñín hacía poco y con dos hijos en casa no podía permitirse ni tomar un café. En poco tiempo terminamos reuniéndonos todos en un despacho para desayunar durante 10 minutos utilizando productos mucho más económicos que habíamos traído de nuestros hogares.

El tabaco o incluso el consumo de caramelos de forma habitual pueden ser otros de los gastos mini que podemos revisar a diario en nuestra economía. Es fácil saber el gasto que conlleva este tipo de movimientos menores. Si sumas su cantidad y la multiplicas por los 12 meses que tiene un año (descontando los fines de semana y las vacaciones si durante ese periodo no realizas este gasto), verás que muy pronto ahorras una cantidad nada inestimables.

Como última idea, te aconsejamos que veas el documental Living without money basado en la vida de Heidemarie Schewermer, una alemana que decidió en el año 1996 vivir sin dinero. Podrás encontrar muchas más ideas interesantes, pero, lo más importante, volverás a aprender a valorar la vida desde otro punto de vista menos consumista. Ella consiguió ser feliz y sobrevivir sin tanto gasto. ¿Podrás hacer tú lo mismo?

Llámenos
Contáctanos