Alternativas de financiación para particulares, parte 2

La semana pasada iniciamos un recorrido por las alternativas de financiación para particulares que existen hoy en día en el mercado. A veces las personas, por diferentes motivos, se ven en la necesidad de buscar financiación alternativa de manera inmediata. Puede que para adquirir un coche, para ayudar con el pago de la educación de los hijos, para reunificar deuda o para solicitar una hipoteca.

Entre las alternativas de financiación para particulares que ya repasamos hicimos especial hincapié en los préstamos hipotecarios, los préstamos personales y los préstamos preconcedidos.

Sine embargo existen otras opciones que pueden resultar de interés para los usuarios. Hablamos de:

  • Préstamos personales rápidos
  • Créditos prendarios
  • Anticipos de nóminas o pensión
  • Tarjetas de crédito

Conozcamos estas opciones con más detalle.

Otras posibles alternativas de financiación para particulares

Préstamos personales rápidos

Esta es una de las alternativas de financiación para particulares que más se ha extendido durante los últimos años. Se trata de un sistema por medio del cual se puede acceder a unas cantidades no muy elevadas en un corto espacio de tiempo.

Sin duda han revolucionado el mundo de la financiación al ofrecer capital a los clientes sin necesidad de perder el tiempo en complicados trámites burocráticos. Suelen ofrecer hasta un alrededor de unos 1.000 € en menos de 15 minutos a devolver en un máximo de 30 días. Muchos prestamistas, como reclamo publicitario, ofrecen un primer préstamo que no suele superar los 300 €) a devolver sin intereses.

Este tipo de préstamos no debe de convertirse en un recurso para llegar a fin de mes. Sobre todo porque tienen unos intereses muy elevados. Tienen que utilizarse con cabeza y en situaciones en las que no quede otro recurso.

Créditos prendarios

Otro de las alternativas de financiación a la que solo se debería de recurrir en caso de emergencia son los créditos prendarios. En este caso el particular ofrece un bien de valor elevado, normalmente una joya, a cambio de un préstamo inmediato. Este no suele ser muy elevado. El objeto que se ofrece como prenda solo se recuperará en el momento en el que se salde el préstamo y los intereses generados. Hablamos de lugares como el Monte de Piedad o los clásicos “Compro oro”.

Anticipos de nóminas o pensión

Muchas personas lo desconocen pero la mayoría de los bancos ofrecen anticipos de nómina o pensión a sus clientes. Los bancos pueden llegar a adelantar varios meses al cliente en situaciones concretas de emergencia. Son bastante interesantes para cuando hay que hacer frente a algún tipo de improviso económico.

Tarjetas de crédito

Puede que nunca lo hayas pensado pero las tarjetas de crédito son una alternativa de financiación para particulares que siempre se lleva encima. Por medio de este sistema podemos realizar pagos inmediatos sin necesidad de contar con el capital. Es muy frecuente tirar de la tarjeta de crédito para pagar los libros de la vuelta al cole o incluso para hacer la compra en el supermercado.

Sin embargo los intereses suelen ser bastante altos por lo que no es conveniente abusar de este sistema. Normalmente los créditos al consumo ofrecen intereses mucho más bajo e incluso más tiempo para la amortización del préstamo.

A pesar de los intereses se convierte en un gran aliado para aquellos usuarios que viajan mucho al extranjero pues permiten contar con dinero en cualquier momento. En cuanto a los intereses y el plazo de devolución estos suelen venir marcados en el contrato que se firma con la entidad financiera cuando se adquiere una tarjeta de crédito.

Llámenos
Contáctanos