¿Qué alternativas de financiación para particulares hay en el mercado? , 1

En ciertas ocasiones es necesario recurrir a financiación por falta de capital propio. Ya sea para llevar a cabo algún tipo de inversión o bien para poder hacer frente a una deuda. Sea cual sea el caso los particulares tienen diferentes opciones. Cada una de ellas resulta más interesante que otra en función de nuestros objetivos y necesidades.

Desde Prestamistas Particulares queremos ofrecerte un recorrido por las mejores alternativas de financiación para particulares. Es probable que algunas te resulten más conocidas que otras. Sin embargo es importante conocerlas todas para saber qué nos compensa más en cada momento

¿Qué alternativas de financiación para particulares hay en el mercado?

. A lo largo de dos artículos podrás conocer con más detalle las siguientes alternativas de financiación:

  • Préstamos hipotecarios
  • Préstamos personales
  • Préstamos preconcedidos
  • Préstamos personales rápidos
  • Créditos prendarios
  • Anticipos de nóminas o pensión
  • Tarjetas de crédito

Préstamos hipotecarios

Sin duda alguna los préstamos hipotecarios son la alternativa de financiación para particulares más conocida. Estos préstamos se utilizan para la compra de bienes inmuebles. Y es la opción más popular y adecuada si queremos comprarnos una vivienda.

Se trata de créditos a largo plazo por medio de los cuales se cubren cantidades económicas muy altas. Ciertas entidades financieras llegan a ofrecer hasta 35 años para amortizar este tipo de préstamos.

Además de ser uno de los créditos con mayor plazo de amortización e importe se caracterizan porque sus intereses son los más bajos del mercado. Por norma general se utiliza como garantía para este préstamo los inmuebles que se desean adquirir.

Para poder obtener un préstamo hipotecario es necesario disponer de un trabajo indefinido. En ocasiones es necesario presentar un aval para poder obtenerlos.

Préstamos personales

Los préstamos personales o al consumo se suelen utilizar para la compra de bienes duraderos o la financiación de ciertos servicios. Por ejemplo llevar a cabo una reforma dentro de un negocio o una vivienda, comprar un coche o pagar la educación de nuestros hijos.

Es más sencillo conseguir un préstamo personal que una hipoteca. Sin embargo estos préstamos tienen unos intereses más elevados y un plazo de amortización más corto. Por norma general a mayor plazo de amortización menos intereses se cobran.

Hoy en día pueden obtenerse préstamos al consumo por muy diferentes vías. Desde las entidades financieras tradicionales a entidades financieras que operan por completo a través de internet. Normalmente las opciones de las segundas suelen ser mucho más competitivas en cuanto a intereses y plazos de devolución.

Préstamos preconcedidos

Hasta hace unos años lo normal es que el particular se pusiera en contacto con la entidad financiera que desease para solicitar un préstamo. Sin embargo hoy en día la propia entidad financiera puede ofrecer préstamos preconcedidos a los particulares. Es decir, que les ofrecen la posibilidad de solicitar un préstamo sin que lo hayan pedido. A este tipo de préstamos se los conoce como préstamos preconcedidos.

Las ventajas de este tipo de préstamos es que se obtiene financiación de forma rápida y sin casi necesidad de rellenar papeleo. La contra de este tipo de préstamos es que suelen pre concederse a clientes que no necesitan capital en ese momento.

Ojo porque no se asegura al 100 % que el préstamo vaya a concederse. Se trata de un estudio previo hecho por nuestra entidad donde, aparentemente, el cliente reúne todas las características financieras necesarias para poder solicitar un préstamo y que tenga una respuesta positiva por parte del banco.

Llámenos
Contáctanos