Particularidades que tienen las hipotecas si no resides en España

Cada vez son más los españoles que han de salir del país para poder encontrar un trabajo. También son muchos los extranjeros, que enamorados de las costas de nuestro país, quieren comprar una segunda vivienda aquí.

En ambos casos los ciudadanos residen en el extranjero pero tienen intenciones de adquirir una vivienda en España. Aunque hoy en día existen entidades financieras que no ponen impedimento a ofrecer hipotecas a aquellos clientes que no residen en el territorio nacional, otras son más reticentes. En todos los casos los requisitos son algo particulares.

Esto nos ha llevado a preguntarnos en Prestamistas Particulares qué particularidades tendrá tu hipoteca si no resides en España. Conociendo estas particularidades, será más sencillo evitar sorpresas desagradables a la larga.

Particularidades que tienen las hipotecas si no resides en España

El tipo de interés es más elevado

Una de las principales particularidades que tendrá tu hipoteca si no resides en España es que te resultará mucho más cara. El tipo de interés que se aplica a la cuota de capital prestado (conocido como pricing) es más elevado en estos casos. En la siguiente comparativa hablamos de los tipos más bajos posibles que implican la máxima vinculación por parte del cliente para obtenerlos. Precisamente por este motivo, al no poder cumplir con todas las vinculaciones que solicita el banco para obtener unos intereses más competitivos, el precio se dispara.

  • Para los no residentes los intereses de las hipotecas de tipo rondan el 2.5 por ciento a 20 años.
  • Sin embargo para los residentes los intereses de las hipotecas bajo el mismo supuesto se establecen entre el 1.1 y el 1.25 por ciento.

El plazo máximo de amortización las hipotecas es menor

Las hipotecas que se conceden para la compra de viviendas de no residentes suelen ser de tipo fijo. Los bancos prefieren actuar de este modo para que la cuota del recién hipotecado siempre sea constante. Así se reduce el riesgo de cara al futuro al saber siempre cuánto se pagará de cuota.

A día de hoy los residentes en España pueden solicitar hipotecas con pago hasta 40 años. Sin embargo una de las particularidades que tendrá tu hipoteca si no resides en España es que para amortizarla dispondrás de un máximo de 20 años.

Obtendrás menos del 80 por ciento del valor de tu vivienda

Hasta hace unos años, antes de que comenzara la crisis, los bancos llegaban a financiar hasta el cien por cien del valor de la vivienda. De hecho era una práctica habitual que te sugirieran obtener el cien por cien para poder comprar muebles, montar la cocina, etcétera.

Hace años que la financiación de una vivienda no debe de superar el 80 por ciento de su valor. Pues bien, para los no residentes en España el porcentaje máximo de financiación que ofrecerá el banco rondará entre el 60 y el 70 por ciento.

Sin embargo, según los expertos si el no residente es un expatriado podrá llegar a negociar las condiciones si cuenta con un aval dentro de España.